Borrar
El juagdor Mario Losada durante el partido entre Unionistas y Nàstic LAYA
Unionistas se reencuentra con la victoria a lo grande (2-0)

Unionistas se reencuentra con la victoria a lo grande (2-0)

El conjunto de Ponz pone fin a la racha de siete choques sin ganar con un soberano encuentro finiquitado por la vía rápida con goles de Ramiro y Losada

Domingo, 3 de diciembre 2023, 20:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Daba igual quien tomara la palabra, la coletilla final en cada una de las siete semanas de mala racha de Unionistas siempre habían sido la misma: «Pero no hemos caído al descenso...». La casualidad (más bien el buen trabajo del Tarazona) hizo que Unionistas arrancara el choque de ayer ante el Nástic de Tarragona en esos puestos. ¿Y ahora qué? Pues que mano de santo. El equipo salió caliente —pese al clima presiberiano— como nunca. Y se acabó marcando un señor encuentro. El mejor de las 15 jornadas de Liga. Sin lugar a dudas.

«Hay que ganar como sea», se decían los 2.402 (menos ocho aficionados tarraconenses) aficionados que se dieron ayer cita en el Reina Sofía como con dudas de su propio equipo. Nada. A los dos minutos ya estaba las cartas marcadas sobre la mesa. Unionistas daba corriente y el conjunto tarraconense bisbiseaba signos de electrocución. La señal de partida vino por el costado derecho: Rastrojo le hizo un lío de padre y muy señor mío a Oriol, como aviso de la que se le iba a venir encima. En el segundo cara a cara ya no hubo perdón. El extremeño le amagó con un par de bicicletas, antes de sorprenderle con un latigazo fulminante. Como el centro que se sacó de la manga. Ramiro, que se había incorporado al ataque en el córner que había prologado la acción, la cazó al vuelo. El giro de cuello fue de panzer, de Puro Haland. Y, claro, a Alberto Varo no la olió. La grada combustionó a lo grande: «¡Gooool!».

Unionistas esta vez no dejó que la llama prendida se viniera a al mínimo. Y siguió atizando la caldera con un fútbol de 'ABC'. Sin florituras, pero con toda la intención del mundo. Y así una y otra, y otra vez hasta alcanzar el minuto 23. «En el campo salmantino…», empezó a entonar solemne el Fondo Oeste. Lo que vino después no fue ni encina ni balón sino «gooool». Mario Losada sorprendió a todos con una acción de listo, en la que le ganó la partida a Varo para abrir una zanja en el marcador que, al término de los 90 minutos, fue insalvable. Cuando Dani Vidal quiso reaccionar ya fue tarde. Y eso que el crono tan solo marcaba el minuto 38 cuando Gorostidi y Óscar Sanz entraba al terreno de juego. Nada cambió. De hecho, Unionistas pudo haberse ido al descanso una ventaja mayor si alguna de las dos claras ocasiones que tuvo en los cinco minutos de tiempo añadido se hubieran rematado con acierto. Fue increíble la que falló Teijeria sin oposición, después de haber iniciado él mismo la acción a la contra desbordando clase para dar y regalar. En la siguiente fue Varo el que apareció salvador para el Nástic de Tarragona, con un vuelo felino para sacarle el zapatazo de la escuadra a Adri Gómez.

Ponz marcó los tempos en el entretiempo de manera clarísima. Teijeria se jugó la expulsión con un agarrón tonto y el valenciano no se lo pensó dos veces, cambio. Mandó salir a Jon Rojo. Y cerró la portería a cal y canto. A penas se jugó a nada en la segunda mitad. Ni falta que hacía. El Nástic trató con Andy, sobre todo, de buscar una rendija por la que darle algo de vida al partido, sin embargo, Unionistas levantó un muro infranqueable. Tanto, que la única ocasión clara visitante del choque fue en la última jugada del partido, en la que Cacharrón embolsó seguro el lanzamiento de falta. Fin. Al partido y la racha de siete choques sin ganar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios