16 enero 2022
  • Hola

280 kilómetros a la semana para mantener viva la llave del fútbol base en Vitigudino

La pandemia dio la estocada al club de la localidad y los juveniles Carlos y Andrés han tenido que ‘exiliarse’ a la capital para seguir jugando con el Salesianos

30 nov 2021 / 17:53 H.
Ver Comentarios

El estallido de la pandemia del coronavirus y sus réplicas en modo de olas hicieron las veces de estocada sin puntilla para cinco clubes del fútbol base —a saber: Capuchinos, El Encinar, Monterrubio, Sporting Garrido y Vitigudino—. Cada club que ha bajado la persiana ha dejado en la penumbra no solo un escudo o unos colores sino también una catarata de anécdotas e historias propias: aquél triunfo en no sé dónde, ese otro ascenso de categoría... De todas ellas, la pérdida más triste puede que sea la del Vitigudino, por su condición de club de pueblo.

Y no de uno cualquiera, sino del único representante federado que defendía la bandera del ‘Salvaje Oeste’ salmantino en la cantera de Salamanca. Los 140 kilómetros por Nacional que se metían sus equipos tenían su mérito. “El adiós era inevitable”, se lamenta Tasio, el que fue el último presidente: “Yo hice todo lo que pude y luché todo lo que tuve que luchar”, apunta. Lo cierto es que el alambre entre los 3 y 2 equipos en los que se movía el club en los últimos tiempos, asfixiados por la despoblación, se rompió con la pandemia: “Entre unos que les daba miedo, otros que si el instituto y que no teníamos cantera de abajo porque no hay niños, y los pocos que hay en el pueblo hacen fútbol sala porque es más cómodo, nos llevaron al adiós”, explica los motivos.

De la última plantilla juvenil, que tenía 17 jugadores en sus filas, tan solo dos querían seguir: Carlos y Andrés, que se han visto obligados a exiliarse para no colgar las botas antes de lo que tenían previsto —este es su segundo curso en la última categoría de cantera—. Ellos son la última llama prendida del fútbol en su pueblo y que ahora se han visto obligados a alimentar en los campos de Salesianos con una sesión de entrenamiento —los lunes—, más el partido semanal: “Yo soy de Vitigudino y me ha dado una pena enorme que desaparezca porque es una cosa más que pierde el pueblo”, apunta Bienve Romo, coordinador del conjunto que los ha acogido: “Sabía de su situación y no lo dudé, les abrimos las puertas y les dimos todas las facilidades. Si no hay equipo allí, que haya jugadores”.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png