20 febrero 2020
  • Hola

El hockey patines salmantino busca reverdecer viejos laureles

La Escuela Hockey Charro abona el terreno para el retorno en dos años de las licencias tras 35 de sequía. Una decena de niños de entre 7 y 8 años se preparan para dar el salto a la competición entre los pabellones de Villamayor y el Lazarillo de Tormes

12 feb 2020 / 18:31 H.

El hockey patines en Salamanca era un deporte que tenía una gran repercusión hace más de 35 años. Desde entonces ningún equipo charro ha vuelto a disputar una liga federada. Y eso, precisamente, es lo que quiere conseguir la Escuela Hockey Charro. Empezando desde abajo con la cantera, se pretende que los niños que tienen actualmente entre siete y ocho años, puedan competir en un corto periodo de tiempo, y se marcan como objetivo el año 2022. Todo comenzó por la nostalgia que sentían algunos exjugadores y ahora mismo la escuela cuenta con más de veinte niños que entrenan tres días a la semana [dos en el pabellón de Villamayor y uno en el Lazarillo de Tormes]. Todo está en progreso, y el Ayuntamiento de Salamanca también participa de una manera indirecta, ya que se está construyendo una pista en Tejares, para que se pueda practicar este deporte a partir del próximo año.

De este proyecto también participan jugadores profesionales, como es el caso de Paula Romero. La del conjunto asturiano del Cuencas Mineras, que milita en la OK Liga, se encuentra actualmente estudiando en Salamanca, y algunas veces se pasa por los entrenamientos para enseñar sus vivencias a los más pequeños. La evolución de estos es constante y ya se preparan pequeños partidos para que vayan cogiendo el ritmo de competición necesario para un futuro. Existen gestiones para disputar varios amistosos ante la Escuela de Valladolid que también acaba de iniciarse, y en las próximas Ferias y Fiestas de Salamanca se prevé que haya un torneo entre diferentes escuelas.

Lo que parecía una quimera hace apenas pocos años se puede convertir en una realidad: el hockey patines puede regresar de nuevo a Salamanca.

PALABRAS CLAVE