15 junio 2019
  • Hola

Los cursos de formación ficticios que pagó la Consejería de Silvia Clemente

El diario ABC publica los correos electrónicos que demuestran la falsificación de dos cursos en el Centro Ecuestre por valor de 40.000 euros

12 mar 2019 / 18:15 H.

Además de tener que digerir el pucherazo de las primarias de Ciudadanos en las que salió derrotada tras comprobarse las irregularidades en la votación, Silvia Clemente se tiene que enfrentar también a su pasado. La tránsfuga del PP puede tener que enfrentarse un amplio horizonte judicial relativo a su acción de gobierno en los cargos que ha ostentado. Según publica este martes el diario ABC, colaboradores de Clemente fabricaron documentos para organizar unos cursos de formación ficticios por valor de 40.000 euros. El objetivo era pagar las deudas que generaba el Centro Ecuestre de Castilla y León, el mismo que ella creó en 2008 en las instalaciones del Centro de Formación Agraria muy cerca de su pueblo natal.

ABC publica varios correos electrónicos que demuestran el escándalo. El 4 de junio de 2010 A.P.G., jefa del Servicio de Formación Agraria e Iniciativas, envió uno a la funcionaria encargada de los asuntos administrativos de los cursos, Raquel Mazariego, y al director del Centro Ecuestre público, Bernardino Herrero, con el siguiente texto: “A 31 de agosto la deuda con la FH (Federación Hípica) ascenderá a la cantidad de 76.789,02 €, para poder solventar dicho importe vamos a firmar un convenio con la FH por un importe de 45.000 € y organizar dos cursos ficticios con la federación de 20.000 € cada uno”.

El mensaje termina con la deuda recalculada: «El total de este importe asciende a 85.000 € - 76.798,02 = 8.201,98, quedando a nuestro favor esta diferencia. En cuanto tengamos dinero disponible, organizamos los cursos».

Una semana después de estas instrucciones, la funcionaria que recibió el correo, escribió al otro destinatario, en unos términos que no dejan lugar a la duda: “Me dice A.P.G. que hay que preparar un Anexo similar al que te envié, aunque no sea real (menos mal que no lo firmas)”. Raquel Mazariego continúa: “Habrá que hacerlo así en los dos pagos de este año. Este año termina el convenio y para el año próximo vamos a hacer un concurso”.

Una vez generada la deuda de esos casi 77.000 euros, el 7 de octubre de 2010, Javier Trenor, responsable de una empresa intermediaria que organizaba cursos de formación, escribe a Raquel Mazariego, con copia la jefa del Servicio de Formación Agraria, a las que sugiere cómo podrían bautizarse los cursos ficticios: “Hola Raquel, el nombre del curso a realizar podía ser “Guía de turismo ecuestre” o “Técnico deportivo en equitación nivel I”. La cantidad tendría que ser de 22.000 euros, 13.500 para compensar la deduda con la FHCL y 8.500 para compensar el convenio que firmaba la FHCL con la Consejería”.

Días después, el 13 de octubre, Raquel Mazariego escribe a Javier Trenor, al que le envía “el cuadro del curso que podemos preparar para pagar lo que adeudamos a la Federación”.

PALABRAS CLAVE