Borrar
DE CAMPO

Nervios en la mesa de cereal

Martes, 2 de julio 2024, 05:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Fue cuando un vocal del sector comprador comentó que había oído lo de operaciones de paja a 36 euros la tonelada. Ahí empezaron los nervios. Antes había hablado de operaciones de guisantes a 250 o de colza, a 400, pero el golpe fue el de la paja. «Sale muchísima». Otro compañero de bancada comentó que él oyó que a 40, pero mantenía que era pronto. Y alivio entonces en el grupo de agricultores, donde en sus comentarios la paja no bajaba de 60 y que de mucha, nada, que las tierras engañan.

Hubo acuerdo en esperar. Mejor. Entre el público había nervios y luego cierta desilusión porque estaban pendientes de llamar y avisar a los que no estaban. «Oye, que a tanto», porque hay muchos ganaderos con las naves vacías que tampoco quieren pagar ahora lo que les pidan porque saben, como sabía la mesa, que a saber luego. Pero están nerviosos. Y preguntan en Extremadura, que dicen que a 10-11 pesetas/kilo la ponen en la finca, pero hay que traerla a Salamanca. Y en Sevilla, donde a 45 euros/tonelada en paca grande puedes conseguirla, si vas o eso dicen, y que de Cáceres a Béjar pueden echarte el viaje a 85 euros la tonelada. Cada uno, con su caso. O llamas a Ávila y te dicen que esperes unas semanas, que aún no tienen. Y con eso se quedó la mesa, con que aún no se sabe.

Hay nervios por todos los lados porque no se sabe y porque hay unos gastos y riesgos por empacar, amontonar, transportar... También porque hay más demanda de paja que ningún año y porque el agricultor ve que no puede ser que le paguen poco por el cereal y también por la paja.

Y todo esto ya en julio, con la cosecha casi sin tocar por las últimas lluvias, lo que supone más nervios. Y en ese si habrá mucha o poca paja esta cosecha, estará el precio. Y no ayuda el histórico porque no tiene nada que ver el año pasado, con la paja a 127, que hace dos, a 56, o con 2021, a 33. No se sabe. Pero después de lo vivido el año pasado, con precios impensables, la paja se ha convertido en producto estrella. Y está lo de la cebada. Sí, hay nervios. Como para no.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios