04 diciembre 2021
  • Hola

Los ganaderos muestran su malestar ante un nuevo ataque de Alberto Garzón a la carne

La nueva polémica del ministro de Consumo ha sido vista por el sector como “más de lo mismo”

06 nov 2021 / 10:02 H.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, volvió esta semana a la carga en contra del consumo de carne y lo hizo aprovechando la Cumbre del Clima de Glasgow, donde se alcanzó el compromiso de reducir en un 30% las emisiones de metano para 2030.

“Cada vez escucharemos hablar más de ello y cada vez será más de sentido común aceptar comer menos carne, de mejor calidad y de ganaderías sostenibles”, explicó Garzón en una entrevista en la Ser Cataluña recogida por Europa Press. Preguntado por las declaraciones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que calificaba de “imbatible” al chuletón de carne, indicó que “no se puede compartir en general este tipo de afirmación porque estamos ante un problema importante”.

Fue el pasado julio cuando Garzón alimentó la polémica al asegurar que “las flatulencias de las vacas y las heces de los cerdos y sus piensos generan ya más contaminación que la de los coches”, lo que molestó por no aportar documentación científica, y pidió a los españoles el cambio de la dieta porque “el consumo excesivo de carne perjudica nuestra salud y la del planeta”. A sus palabras le siguieron una oleada de críticas desde asociaciones ganaderas y organizaciones agrarias y fue cuando se pronunció el presidente del Gobierno a favor del chuletón, aunque recomendara la disminución del consumo de carne en la agenda 2050.

Este miércoles la nueva polémica sin embargo no tuvo esa respuesta por parte del sector, que vio en las palabras del ministro “más de lo mismo” porque los compromisos alcanzados en la Cumbre del Clima de Glasglow son incluso inferiores a los adquiridos por la Unión Europea y España en el marco de la estrategia “De la granja a la mesa”. En este documento, España se comprometió a una reducción del 55% de emisiones globales de metano para el 2030 y del 100% para el 2050.

También discrepan en el sector sobre la importancia de la agricultura y ganadería en la emisión del conjunto de gases efecto invernadero, que sería de un 12% según los inventarios. No obstante, el experto Manuel Lainez, director en Lainez Biotrends Consultoría Estratégica y ex director del Instituto Nacional de Investigación Agraria y Tecnología Agroalimentaria, mantiene que en estos datos se tiene en cuenta “lo que emite, no lo que secuestra. Cuando tienes vacas pastando, defecan en el suelo y esas heces forman parte de la materia orgánica. Si se hace un balance entre lo que emites y secuestras, no generan tanto impacto”. Lainez aseguró que en una vaca un kilo de carne produce alrededor de 60 kilos de gases de CO2 y en condiciones de dehesa, bajan hasta 10 por kilo.

La ganadería que más impacto genera es el vacuno, con ovino y caprino en un nivel muy similar. En porcino, señaló Lainez, es “mucho menor”.

El experto apunta a que si es tan importante el metano que producen los rumiantes, si fuese el único gas contaminante, no se habría producido el calentamiento porque se han mantenido estables los censos. “No son los rumiantes, son los otros consumos de recursos fósiles”, señaló, y abogó por trabajar en ganadería para ser más eficiente pero como se hace en transporte o energía.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png