07 agosto 2020
  • Hola

La localidad salmantina que será pionera en el uso de placas solares para regar

La Maya busca ya el terreno para regar con placas solares en 2021 | Los agricultores negocian la compra de una parcela para instalar los paneles

31 jul 2020 / 11:53 H.

Los agricultores del canal de La Maya han dado un paso en su objetivo de convertirse en una de las primeras comunidades de Castilla y León en regar con placas solares. La pandemia y el Estado de Alarma habían dejado en el aire este ambicioso proyecto, que supondrá una inversión superior a los 1,2 millones de euros, y que ahora Junta y regantes han retomado con fuerza para que pueda ser una realidad en 2021.

Así, los agricultores trabajan en este momento en conseguir las cuatro hectáreas que necesitarán para instalar las placas solares. Para ello, explica José Antonio Alonso, presidente del canal, lo que se hará será permutar la antigua casilla de vigilante que era propiedad de la CHD, y que se encuentra en pleno casco urbano de Encinas de Arriba con una extensión de 600 metros cuadrados, por una parcela junto a la estación de bombeo del canal. “Consideramos que es el mejor lugar para ubicar las placas solares, así que una vez que tengamos la tasación la comunidad de regantes pagará el dinero que falte al Ayuntamiento o al revés”, aclara Alonso, alcalde además de esta localidad.

Los 600 metros cuadrados de la antigua casilla del vigilante se utilizarán para construir tres viviendas con las que el Consistorio pretende atraer población al municipio. “Saldrán a la venta a precio de coste porque el Ayuntamiento no quiere hacer negocio con ese terreno”, explica.

También la Junta de Castilla y León sigue adelante con el proyecto del canal de La Maya y ya se ha puesto en contacto con los regantes para pedirles que presenten el aval bancario del 50% de la inversión. Una vez cumplido este trámite, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural procederá a licitar el proyecto para posteriormente adjudicarlo.

“Estamos muy contentos porque finalmente el proyecto esté saliendo adelante y porque incluso podamos empezar a regar con las placas solares en la próxima campaña por la subida de la tarifa eléctrica que se espera”, tal y como asegura José Antonio Alonso.

La Maya, el Canal de Pisuerga y Soto de Cerrato son los tres regadíos de Castilla y León que forman parte de este proyecto de energías alternativas que supondrá una inversión total de 10 millones de euros.

En el caso de los regantes salmantinos, la instalación de las placas solares podría suponer un ahorro de energía cifrado en 67.000 euros al año, además de la reducción de 820 toneladas anuales de dióxido de carbono. En total, está previsto que la transformación de las 2.271 hectáreas beneficie a 370 regantes.

La Junta de Castilla y León insiste en que esta apuesta por la energía solar permitirá “ahorrar y producir más”, además de cumplir con unos requisitos medioambientales cada vez más exigentes marcados desde la Unión Europea.