26 septiembre 2022
  • Hola

Entrevista a Pedro Medina: “Le veo a la nueva PAC mucho verde y morado, muchísimo”

La mano de Ribera se nota más en las nuevas normas que la de Planas, dice el viceconsejero, y le preocupa la influencia de Podemos, que prima al pequeño productor. Augura división de explotaciones y menos cereales

09 ago 2022 / 19:10 H.
Ver Comentarios

¿Qué cambios supondrá la nueva PAC de cara a esta próxima campaña de siembra? Pedro Medina, viceconsejero de Política Agraria Común y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, analiza las principales modificaciones que se deberán tener en cuenta.

Llega la nueva PAC. Un agricultor medio de Salamanca se plantea sembrar. ¿Qué cambia para él? ¿Qué tiene que tener en cuenta?

– Un agricultor medio de Salamanca tiene unas 64 hectáreas de cereal, normalmente de cereal de secano. A la hora de planificar la siembra lo único que tiene que tener en cuenta es que no existe el pago verde, lo de los tres cultivos diferentes a nivel de explotación, y a partir de 2023 en parte se sustituye por el sistema denominado ecorégimen que es de carácter voluntario.

Si él quiere cobrar ese 23% del importe global o 50 euros por hectárea en secano y 150 en regadío, hablando de medias, tiene que hacer algo distinto a la línea de base. Tiene que rotar, cambiar de cultivo en al menos el 50% de cultivos en relación al año pasado y, además, tiene que incluir una parte de la explotación, un 10% de superficie de cultivos mejorantes: oleaginosas y leguminosas. Y a más, de ese 10% al menos el 5% tiene que ser para leguminosas.

Eso es para poder recibir esa nueva ayuda ecorégimen. Si no, no la cobra. Por tanto las nuevas ayudas verdes no se han flexibilizado, lo que ha salido es lo general, lo de no rotar o poder sembrar barbecho. Eso de que pueden hacer lo que quieran es solo a efectos de cobrar la ayuda básica, no a efecto de cobrar otros pagos.

Pero ¿qué hace con los ecoesquemas? ¿cuál cree que le puede convenir?

– Hay tres ecoesquemas para cultivos arables, el de rotación antes comentado. Otro relacionado con justificar más del 40% en siembra directa, lo cobraría. Lo que pasa es que la siembra directa es una práctica que perdura unos años y hay que tener en cuenta los requisitos para el año que viene. Además de llevar la rotación de cultivos para siembra directa, tiene que cumplir con la misma superficie para el año que viene y durante varios años.

Hay otro ecoesquema que puede ser interesante, bajo mi punto de vista, que es el que deja parte de la superficie sin producción, como zonas de reserva y espacios de biodiversidad en especial para las aves. Para mí es la práctica más sencilla: dejar una zona sin producción, sin cultivo... Tiene sus pegas porque dejas un 3% y con este ecoesquema, es un 7% adicional. Y en regadío es del 3 y 4% adicional: el 3% es para la explotación pero el adicional es para el tipo de régimen, en secano y en regadío.

Por tanto, es necesario respetar los porcentajes de superficie adicional sin cultivo en cada una de las zonas. En el Real Decreto que ha puesto en consulta el Ministerio, puedo dejar un 3% en secano, y luego el adicional, 4% en regadío y el 7% en secano. Son diferentes combinaciones numéricas, “sudokus”. Además, en la superficie correspondiente a este porcentaje adicional no puedo hacer producción, puedo hacer barbecho semillado pero no producción. Pero en el 3% de la línea base, sí se puede sembrar. Y si tú lo tienes en la parcela, debes saber qué trozo es del 3% y cual del 7%. En el primero se puede sembrar cualquier cultivo excepto maíz o soja y en el 7% no puedo dar origen a producción, ni tampoco utilizar fitosanitario. La verdad es que es un tanto alucinante. Para el agricultor es un sudoku y para nosotros, también.

Los agricultores con cierta dimensión en general cumplen la rotación y lo que tienen que tener en cuenta a partir de 2023 es ese 10% de cultivos mejorantes de los cuales el 5% deben ser leguminosas. Si su práctica normal eran leguminosas, no cambia. Si la colza era el tercer cultivo, debe incorporar guisantes, vezas o alfalfas en al menos el 5%.

¿Qué le parece que colza y girasol se queden sin ayudas?

– Lo de dejarlos sin ayudas es una decisión sorprendente de la Comisión Europea. No tengo el informe jurídico y lo he reclamado 3 ó 4 veces. No permite oleaginosas, ni siquiera la soja, y eso que el programa de Francia sí contempla la ayuda a la soja. ¿Por qué se le permite a Francia la soja? Francia lo ponía en su programa, como España incluía el girasol, colza, soja o camelina. Creo que ha pesado más ser los primeros en presentar el plan que pelear por algo que es tradicional. Es un disparate de contradicciones de la Comisión. Cada año aprendo o desaprendo.

¿Qué panorama adivina de siembras?

–Creo que de cara a la campaña, el boletín no marcará la siembra. Esa medida de flexibilidad de poder sembrar barbechos hará que se pueda satisfacer más la demanda con mayor producción de cereales. Curiosamente no se permite sembrar en ellos soja y maíz, dicen que no son productos directamente alimentarios, no sé, no querrán que comamos pollo ni cerdos. Creo, y ojalá me equivoque, que habrá menos superficie de cereales y también menos de girasol y colza. Aunque de colza tengo mis dudas, porque depende de si llueve o no en agosto o septiembre porque hay que sembrar en septiembre o primeros de octubre. Es verdad que en colza el rendimiento no ha sido malo del todo pero los productores están decepcionados por el precio, y la cosecha de girasol no ha empezado todavía, pero se hablaba de 800 o 1.000 euros y arranca a 600-620. Los costes de inputs son altos y creo que el agricultor, ojalá me equivoque porque yo soy productivista, aplicará el ahorro de precaución.

¿Qué más le lleva a pensar eso?

– Cuando tiene buena cosecha, tiene alegría y ahora por mucho que valga a 360 el cereal, no salen las cuentas. El agricultor parte de una campaña con incertidumbre y nadie le garantiza que en agosto de 2023 el trigo vaya a estar a los precios actuales.

Tampoco creo que el sistema de seguros agrarios haya sido alegre. A muchos se les ha decepcionado con las peritaciones y a otros con el precio porque si contratas el trigo a 180 cuando está a 360... Ahora se ha incrementado para 2023 a 240 y es un aliciente y también encarecerá las pólizas aunque están las ayudas del Ministerio y las que habrá de la Junta. La situación es bastante compleja, no es fácil. Y la más compleja es la climática: si el otoño es lluvioso, a lo mejor cambia de opinión el agricultor y siembra. Hay que tener en cuenta que hoy en día necesitan un capital circulante elevado. Hablamos de que el precio de fitosanitarios o de gasóleo no es como antes, en un día de arada un tractor puede consumir hasta 500 euros de gasóleo.

¿Cree que para el agricultor será interesante con la nueva PAC decantarse por el cultivo ecológico?

– Para nosotros es importante. Probablemente en octubre empezaremos la convocatoria de nuevos contratos para el periodo 2023-27, de cinco años. Vamos a elaborar en esta legislatura un nuevo plan de estrategia del agricultor ecológico con el objetivo de poder multiplicar por dos la superficie actual. Ahora estamos a la cola de la agricultura ecológica en España y la estrategia De la Granja a la Mesa habla de llegar al 25% en Europa en 2030, algo que creo que es muy difícil de alcanzar. En Castilla y León pretendemos llegar a 150.000 hectáreas, un 3% de la superficie total, y tenemos que buscar fórmulas para darle valor añadido y comercializar. No va a haber producción ecológica sin venta.

Volvamos al principio. Nueva PAC. Si es un ganadero y no un agricultor, ¿que tiene que tener en cuenta?

– Para el ganadero es más sencillo porque tiene que hacer lo de siempre, pastorear y respetar la carga ganadera. Es verdad que en carga ganadera, en secano, alguna explotación está muy justa. Ahora Béjar y Ciudad Rodrigo entran en pastos húmedos y la mayor parte de la provincia, en pastos mediterráneos secos. En todo caso el ganadero podrá decidir su carga ganadera porque puede elegir el numero de animales con los que realiza el pastoreo. Ahora bien, si el ganadero no dice nada, cogeríamos todos los animales de la base de datos incluidos los animales de recría y cebo. Las ayudas a la ganadería están en los mismos términos que ahora, también con el 0,6 de corderos comercializados en el caso de ovino de carne.

El censo de ovejas y cabras no deja de bajar, ¿qué hay del plan del ovino que la Junta pidió al Ministerio incluir en la PAC?

– Estamos preocupados con el ovino. Empezaremos nosotros en 2023 con él, si vemos que el Ministerio nos da largas. Hay una tendencia clara al descenso tanto en carne pero sobre todo en leche porque baja la producción y tenemos muchas industrias. Se lo hemos reclamado a Planas.

¿Contempla más ayudas al ganadero?

– Sí, pero no solo ayudas. Intentaremos aspectos sociales, como que tengan relevo por vacaciones o el pastoreo. Estoy convencido de que hay zonas agrícolas que podrían revertir en ganaderas, donde en lugar de obtenerse cereal, se produjeran corderos. El modelo de pastor es un modelo que hay que cambiar. Hay que ir más a que el ganado esté con mastines y collares eléctricos, por ejemplo.

Pues ya ve que la ministra Ribera solo contempla cazar al lobo si, por ejemplo, está el pastor con las ovejas.

– Teresa Ribera no sabe lo que es la ganadería extensiva y hablan sin ese conocimiento.

Siguiente paso. A la hora de hacer la solicitud, ¿con qué se va a encontrar? ¿Habrá algún cambio en la tramitación?

– Cada vez que hay un cambio, siempre el primer año es más difícil. Lo que vamos a poner en marcha desde principios de febrero es el sistema de cuaderno de explotación digital, que será obligatorio en un futuro. Iba a serlo en enero de 2023, pero se retrasó y nosotros lo tenemos bastante desarrollado y lo pondremos en marcha. Es el futuro. El agricultor dirá que ha tirado este abono y cuánto y luego la producción que le da. Es una información que nos permitirá saber el coste de producción y qué precios deben ser para estar por encima.

Hablaron de una especie de borrador de la renta para la PAC, que recibiría el beneficiario y que casi solo tendría que firmar. ¿Para cuándo será realidad?

–Calculo que en 2025 o 2026.

Seguimos con el proceso: tramita la PAC y llega la inspección. ¿Habrá alguna sorpresa?

– La inspección por satélite es inevitable. Somos pioneros en Europa, llevamos dos años y tenemos ya toda Castilla y León por satélite. El sistema funciona y le gusta a la gente: ahora tenemos un 95% de semáforos verdes-coincidencia entre los datos del agricultor y del satélite-.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png