Borrar
Cerdos comiendo bellotas al pie de una encina. CASAMAR
El oasis de la montanera del cerdo ibérico se encuentra en Salamanca

El oasis de la montanera del cerdo ibérico se encuentra en Salamanca

Las dehesas de la comarca de Ciudad Rodrigo vuelven a ofrecer este año un oasis para el engorde con una producción de bellota “buena y de calidad”

Miércoles, 4 de noviembre 2020, 10:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Con la llegada del otoño la comarca de Ciudad Rodrigo vuelve a tomar el protagonismo que le ofrece el espacio natural y casi único de la dehesa de quejigos, robles y encinas con el inicio de la montanera del cerdo ibérico.

Un protagonismo en el que en esta nueva temporada del engorde tradicional y natural de los marranos camperos vuelve a destacar una zona privilegiada, el término municipal de Espeja, “porque es de las pocas zonas de España en la que la producción de bellota, tanto en cantidad como en calidad es muy buena”, afirman los ganaderos.

Una bellota que mientras se muestra esquiva en buena parte de Extremadura, salvo algunas pequeñas áreas, y de Andalucía, en la comarca de Ciudad Rodrigo asegura una buena montanera con los marranos ibéricos ya poniendo kilos en las dehesas de Espeja, pero también en las próximas de Gallegos de Argañán, Fuentes de Oñoro y Ciudad Rodrigo.

La norma es la que manda y pone orden en la producción del ibérico y desde el día 1 de octubre comienza el trabajo de las certificadoras aprobando tanto el número de cerdos ibéricos como el tiempo mínimo que deben pasar en la dehesa para poder certificarse como producto de máxima calidad.

“Aunque la montanera se desarrolla de octubre a enero, es un trabajo de todo el año, porque el cuidado de los árboles durante todo el año, el correcto mantenimiento de las encinas y los robles, hace que la producción de bellotas sea la óptima”, afirman los ganaderos.

Uno de estos tradicionales productores de cerdo ibérico de bellota, Vidal Vicente, tiene ya sus cerdos, ibéricos al 75%, en montanera en la dehesa de “El Pinar de Barquilla”, en esa zona privilegiada de suelos arenosos de Espeja, que muestran ya los bajos de las encinas “aparvaos” de bellotas ya maduras, pero con los árboles todavía con mucho y buen fruto para las próximas semanas de engorde.

Aunque la mayoría de los ganaderos de la socampana mirobrigense optan por el ibérico 75%, cada vez son más los que apuestan por introducir en la montanera el ibérico puro 100% ante un creciente mercado que lo demanda a pesar de que necesitan más tiempo para reponer.Durante los próximos meses, los marranos camparán a sus anchas por las dehesas mirobrigenses cogiendo peso gracias a las bellotas y la hierba, entrando los primales con un peso medio de lote de entre 92 y 115 kilos, con un periodo mínimo de 60 días con una reposición mínima de 46 kilos, “aunque sería bueno adaptar la norma para los distintos genotipos, porque el cien por cien necesita más tiempo para alcanzar ese peso que uno del 50%”, señala Laura Vicente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios