Borrar
Imagen de erizos de castaño este otoño en Lagunilla. TEL
A qué se debe la enorme caída en la producción de castañas en Salamanca

A qué se debe la enorme caída en la producción de castañas en Salamanca

Los castañeros de Salamanca y Madrid buscan producto, pero no hay. El que queda es bueno de tamaño y ha subido el precio: se paga a los productores a 3,20

TEL

El Cerro

Jueves, 2 de noviembre 2023, 11:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las altas temperaturas del verano, unidas a la sequía prolongada que se ha sufrido en los últimos meses, ha provocado una notable merma en la producción de castañas en la provincia de Salamanca que se ha llegado a estimar en algunos casos en un 80%. Es decir, según las estimaciones de algunos productores, sólo se cosechará este año en torno a un 20% de lo que se venía recogiendo estos últimos años.

Los castañeros de Salamanca capital están buscando producto por los pueblos de las sierras porque no encuentran frutos para sus asadores. En El Cerro, epicentro de la producción y venta de la castaña de la provincia, la situación es la misma y los responsables de la planta de transformación de castaña no tienen el fruto que quisieran para surtir la demanda de sus clientes habituales de Madrid o Salamanca capital, entre otros. Lo único bueno, señala Elías Martín, uno de los productores, es que las castañas salen buenas en tamaño y calidad lo que hace, unido a la baja producción, que se estén pagando las castañas a los productores a 3,20 euros lo que significa que la venta en fruterías y otras superficies eleva también el precio para el cliente final.

La situación es prácticamente similar en toda la Península ya que, además de la sequía, hay zonas como Galicia, gran productora de castaña con unas estimaciones de 20 millones de kilos, según la propia Xunta, donde el gusano y los hongos están afectando aún más la producción. «Es el peor año con diferencia», relata Elías Martín, que no puede satisfacer la demanda de todos sus clientes por la notable bajada en la producción. «Lo tenemos todo más que vendido, nos gustaría cumplir con todos y no se puede», concluye el productor.

La puesta en marcha de la planta de comercialización de El Cerro permitió dinamizar un sector que estaba en horas bajas e impulsó nuevas plantaciones de castaños y la recuperación de algunas ya existentes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios