Borrar
Vacunación en una explotación de Salamanca. Archivo
Críticas ganaderas al caos para vacunar contra la lengua azul

Críticas ganaderas al caos para vacunar contra la lengua azul

La Alianza UPA-COAG denuncia problemas con los equipos contratados y pide a la Junta que intervenga ante la «desesperación» de los productores

Miércoles, 19 de julio 2023, 19:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Alianza UPA-COAG reclama al Gobierno regional que atienda la reclamación de muchos ganaderos de la región que comprueban absolutamente desesperados cómo la empresa encargada de la vacunación contra la lengua azul no está disponible y por lo tanto no atiende el teléfono donde se les demanda la vacuna en sí y el desplazamiento de un equipo para suministrarla a los animales, por lo que es un «verdadero caos esta gestión».

La organización critica que la situación «caótica» generada por parte de los equipos veterinarios dependientes de la Junta de Castilla y León, que «no responden a las demandas continuas» de los afectados, por lo que la responsabilidad final corresponde al Gobierno regional por no exigirles eficiencia, diligencia y medios de refuerzo de personal suficiente para desempeñar los trabajos de vacunación contra esta enfermedad.

UPA-COAG teme que los ganaderos corran con los gastos

En este sentido, UPA-COAG señala que «teme» que ante la «desesperación» de los ganaderos decidan buscarse la vida asumiendo los gastos de la vacunación y el sector productor sea «víctima del interés que pudiera tener la propia Consejería en ir privatizando poco a poco unos servicios que debería asumir directamente el Gobierno autonómico».

La Alianza UPA-COAG recuerda además que esta enfermedad de rumiantes no afecta al ser humano, y su vacunación es obligatoria en zonas donde está detectado el mosquito a todos los animales de más de tres meses. También hay que tener en cuenta que una vez confirmada la presencia de la enfermedad por parte del muestreo que se realiza periódicamente se procede a la inmovilización de la explotación, tal y como dicta el protocolo sanitario.

Una vez confirmado el foco, las medidas legales consisten en la vacunación obligatoria de las unidades veterinarias afectadas y en el establecimiento de una zona de inmovilización.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios