Borrar
Ropa en el armario. E. P.
El truco casero para recuperar el olor de la ropa y que te hará decir adiós al detergente

El truco casero para recuperar el olor de la ropa y que te hará decir adiós al detergente

Te mostramos cómo devolverles la vida a las prendas de ropa que se han desteñido

La Gaceta

Sábado, 25 de noviembre 2023, 20:40

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Una de las cosas que más odiamos cuando lavamos la ropa es el hecho de que los colores puedan desteñir con el tiempo y perder su brillo.

Sin embargo, hay formas de contrarrestar este factor que es tan común en la sociedad. Utilizando métodos de lavado adecuados, separando la ropa con cuidado, utilizando agua con poca cal y muchos otros trucos podrás lograr que tus prendas no se destiñan. No obstante, si a ti se te ha desteñido la ropa, te mostramos cómo devolverles la vida con el truco de la hoja de laurel.

¿Por qué una hoja de laurel?

Pese a que parezca extraño, las hojas de laural son uno de los remedios más apropiados para recuperar la ropa desteñida.

Este remedio es utilizado desde la antigüedad por nuestras abuelas, a las que les encantaba reavivar los colores con esta planta que posee mil propiedades. El laurel cuenta con un aroma fantástico que, principalmente, se utiliza en aromaterapia, pero no sólo eso.

El laurel se usa para despejar las vías respiratorias en caso de resfriado, para repeler insectos o para perfumar el hogar. No hay una sola cualidad que el laurel no posea y para la limpieza es uno de los productos más demandados al tratarse de un remedio completamente natural.

El procedimiento a seguir

Los pasos son muy sencillos y los resultados son inmediatos.

En primer lugar debes de obtener 4 cucharadas de bicarbonato de sodio, 10 hojas de laurel, 1 cazo y agua en abundancia.

Lo primero que hay que hacer es llenar la olla con agua, añadir el laurel y el bicarbonato, a continuación encender el fuego y llevar a ebullición. Una vez ocurra este paso, sólo tienes que verterla en un barreño y dejar la ropa en remojo toda la noche.

Al día siguiente, ocúpate de aclararlas una a una en abundante agua y déjalas secar o mételas en la lavadora: ¡tu ropa nunca habrá estado tan animada!

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios