18 junio 2019
  • Hola

Del Álamo quiere renacer esta tarde en Las Ventas

El mirobrigense asume este martes en Las Ventas la primera de las dos tardes firmadas en San Isidro, con toros de El Pilar

Madrid /
21 may 2019 / 10:04 H.

Juan del Álamo firmó el pasado mes de marzo dos contratos para afrontar su octavo San Isidro en las ocho temporadas completas que lleva de alternativa (Santander, 25 de julio de 2011). No ha fallado ni un solo abono en Las Ventas donde este martes sumará su décimo noveno paseíllo en la primera plaza del mundo. Es el primer diestro salmantino que pisa Las Ventas este año y lo hace para asumir el único doblete charro del abono: Le esperan dos toros de El Pilar que toman el testigo de las dos divisas salmantinas que ya han saltado esta feria al palenque venteño (suspendió Valdefresno y sacó nota Montalvo). Juan del Álamo (con una corrida de toros y dos festivales toreados ya esta temporada) se reencuentra este martes en Las Ventas con El Pilar, hierro que ya estoqueó en 2018 en el tercero de los tres envites que afrontó en San Isidro. Un año en el que encontró la recompensa en Madrid de los tres paseíllos tras lograr abrir la puerta grande de Las Ventas el 8 de junio de 2017, la que tarde en la que firmó la memorable faena a Licenciado, de Alcurrucén. Este es su gran hito en Las Ventas, donde al menos otras dos tardes más rozó la puerta grande: el 15 de agosto de 2013 con las reses de Montalvo y el 10 de mayo de 2014 tras dos intensas faenas a astados de Martín Lorca y Vellosino. Cada una de esas dos citas las saldó cortando una oreja de las diez que acumula en Las Ventas desde que confirmó (8 de abril de 2012), apenas nueve meses después de estrenarse en el escalafón mayor.

Sin apoderado, y en el momento más delicado de su carrera, Juan del Álamo se aferra a Las Ventas para seguir contando. De Madrid dependió siempre el desarrollo de todas y cada una de sus campañas. En el coso de la calle Alcalá se ganó siempre su entrada en las principales ferias. En este escenario logró la distinguida marca de ‘puntuar’ cortando una oreja en seis tardes seguidas, entre el 19 de mayo de 2013 (su tercera tarde en Las Ventas) y el 8 de mayo de 2015: Bohórquez, Carriquiri, Montalvo, Vellosino, Juan Pedro Domecq y El Cortijillo. Luego llegarían otras cuatro orejas más, de un toro de Joselito, otro de Pedraza de Yeltes y las dos a los de Alcurrucén su tarde más gloriosa. Aquella se ganó con creces el doble trofeo del citado Licenciado, pero el presidente le negó la segunda pedida por la mayoría que en el sexto le empujó hasta sacarlo por una puerta grande incontestable.

Ese es el reto de este martes, triunfar con fuerza para encarrilar un curso que sólo tiene una fecha más marcada en su particular agenda: Vic Fezensac, el 10 de junio (Pedraza). En Madrid ha centrado su mente y ha puesto su objetivo este año, para encontrar apoderado y contratos tras la ausencia de triunfos contundentes en 2018 en el que apenas se prodigó en las ferias, le llevaran a un segundo plano del que quiere salir para seguir luchando con la bandera de la independencia. Nadie le regaló jamás nada y solo firmó contratos y abrió las puertas de las ferias a base de triunfos en ruedo. Y así quiere volver al circuito jugando sus cartas en la plaza que le dio todo y donde siempre resolvió en los momentos de mayor compromiso.