Borrar
Christian Gálvez, presentador de “Pasapalabra”, despidiéndose anoche de Jero Hernández con un “esto no va a quedar aquí”.
Jero, tras su eliminación: “Ha sido un fallo muy tonto”

Jero, tras su eliminación: “Ha sido un fallo muy tonto”

“Orestes y yo, somos como el Madrid y el Barcelona en Pasapalabra”, declaró el Jefe de Protocolo de la Universidad

Viernes, 2 de agosto 2019, 11:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Fin del duelo televisivo para Jero Hernández, concursante salmantino y Jefe de Protocolo de la Universidad de Salamanca, convertido en una celebridad. Se va de vacaciones, literalmente, por un fallo “muy tonto” en la silla azul de “Pasapalabra”.

Y, además, el fallo que le cuesta la expulsión es un tema relacionado con la literatura, una de sus pasiones. “¿Relato o narración breve de ficción?”, le pregunta el presentador Christian Gálvez. Y contesta “crónica”. Pero se trata de “cuento”. Jero se va de vacaciones sin cobrar aún los 97.200 euros acumulados en 121 programas, que serán una cifra muy inferior. Al recibir el dinero ya le habrán retenido un 20% y, en su caso, como perceptor de una nómina, la retención subirá al 45% en el momento de hacer la declaración de la renta. “Siempre digo”, comenta el concursante salmantino, “que es una alegría que parte de lo que gano sea para todos los españoles”.

¿Ha habido trato de favor hacia Orestes, como se ha dicho reiteradamente? “Siempre que hay dos concursantes que tienen una rivalidad tan bonita como Orestes y yo”, apunta, “la gente toma partido por uno y por otro. Yo de la gente del equipo de “Pasapalabra” solo puedo hablar bien. De su entrega, su profesionalidad y de lo bien que intentan hacer las cosas”. “La gente”, prosigue Jero Hernández, “es libre de opinar. Pero yo también lo he sufrido. Cuando regresé al programa había comentarios de “por qué vuelve Jero”, que otra vez, que “siempre los mismos”, que “le favorecen a él”. Pero después cambian las tornas y las críticas le tocan al siguiente. Creo que forma parte de la rivalidad. Orestes y yo, usando una metáfora futbolística, somos como el Madrid y el Barcelona. Y nadie está nunca contento con los árbitros del Madrid y Barcelona”.

Jero y Orestes Barbero, de 22 años, burgalés y también estudiante de la Universidad de Salamanca, han sido un imán para la audiencia en Telecinco. “No sé cuantíficar”, apunta Jero, “en qué medida se atraen espectadores. Pero las audiencias han estado muy altas y hay un dato objetivo: en los últimos seis días de julio “Pasapalabra” ha sido minuto de oro. Formar parte de eso, aunque no sé en qué medida, también es una satisfacción”.

Jero, además, ha sido un excelente embajador de la Universidad de Salamanca. “Intento que se vea de dónde vengo y dónde estoy. La Universidad de Salamanca es muy importante para mí. Salir con camisetas, dar pequeñas pinceladas del VIII Centenario, del Centro de Investigación del Cáncer... creo que está muy bien en pequeñas dosis”. También ha ido a “Pasapalabra” con alguna camiseta de la Asociación de Esclerosis Múltiple, de su querida San Silvestre salmantina, y de acontecimientos que son importantes para él.

El popular concursante presupone que se dará algún capricho con el dinero de “Pasapalabra”. “Alguna cosilla”, comenta, “después del esfuerzo importante de pedir una excedencia sin sueldo para continuar en el programa”. De momento, inicia vacaciones con su celebridad a cuestas. “No soy Cristiano Ronaldo, pero tengo una pequeña idea de lo que es ser popular. Cuando no era ni la mitad de famoso que ahora en una tarde me pararon en Vitoria 14 personas”.

Y aunque Christian Gálvez, presentador de “Pasapalabra”, le comentó a Jero tras su eliminación que “esto no va a quedar aquí”, el Jefe de Protocolo de la Universidad de Salamanca no tiene tan claro que vaya a volver pronto a la pantalla televisiva, pero porque hay concursantes conocidos que, previsiblemente, regresarán al plató donde se graban nueve programas a la semana en tres días, en una secuencia de dos meses de trabajo y otro de descanso.

A Jero Hernández siempre le han interesado los concursos, pero empezó en ellos por casualidad cuando se hizo un casting en la Universidad de Salamanca para “El Gran Quid”. “Saber y Ganar” y “¿Quién quiere ser millonario?” han sido algunos de los programas en los que el salmantino ha dado muestra de sus tablas, su tranquilidad ante las cámaras, así como de su cordialidad. Nada más acabar el programa de ayer, el popular salmantino envió por redes sociales todo el cariño del mundo para Orestes e Isabel, que siguieron en liza en la pantalla televisiva.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios