28 septiembre 2020
  • Hola

Uno de los acusados del tiroteo de San José dice en el juicio que usó una pistola de fogueo y que fue su primo ‘El Pepón’ el que utilizó balas de verdad

“Mentí porque ‘Pepón’ -que falleció recientemente en la cárcel de Dueñas- me tenía amenazado de muerte”, dijo

16 sep 2020 / 13:35 H.

El juicio por el tiroteo cruzado registrado en San José en febrero de 2017 ha dado inicio en la Audiencia Provincial de Salamanca. Con la silla vacía de uno de los acusados, S.M.V. ‘El Pepón’, recientemente fallecido en la cárcel palentina de Dueñas “parece ser que a causa de un suicidio”, manifestó al tribunal su abogado, los otros dos acusados -C.G.M., primo y a la vez cuñado de ‘El Pepón’ y B.E.R.- comparecieron para enfrentarse a penas de once y siete años de prisión que les pide la Fiscalía respectivamente.

Un tiroteo cruzado respecto al que el primo de ‘El Pepón’ se desdijo desde el principio del juicio de lo que había declarado en la fase de instrucción, explicando que él solo efectuó disparos intimidatorios y con una pistola de fogueo, que fue su primo, ‘El Pepón’, quien lo hizo con un arma larga y disparando balas reales. Así y en referencia a él, aseguró en múltiples ocasiones que le tenía amenazado de muerte, a él y a su familia, y por eso dijo lo que dijo, lo que quería ‘El Pepón’: “Cómo no le iba a conocer si era mi primo hermano, a la prueba está que era un asesino”, manifestó.

Mientras que C.G.M. reconoció que fue el primero en lanzar amenazas a su expareja, sostuvo que sin embargo no pensaba materializarlas y que no fue él quien fue a casa de ella, sino la joven y su familia hasta su casa en dos coches y hasta con sus hijos pequeños.

“Me cago en tus muertos y en tu hermano, os voy a matar a todos”, reconoció que le dijo a su expareja, graves amenazas y más teniendo en cuenta que el hermano de la chica había muerto recientemente con 23 años por un tumor cerebral, lo que desencadenó que la joven acudiera hasta la casa de C.G.M. en su coche con los dos hijos de la pareja -de 5 y 9 años- y sus padres, con el hijo mayor de la joven de 15, en otro coche, según ella y su padre, el otro acusado B.E.R., simplemente a pedirle explicaciones.

“La amenacé pero fue una forma de hablar (...) para nada esperábamos esa visita y yo no fui a casa de ella ni a la de sus padres”, dijo. Cuando llegaron los dos coches a su domicilio, en la calle Maestro Cabezón del barrio de San José, estaba con su primo. “Hacia las 10 de la noche, estaba con mi primo y escuchamos unas voces, me asomé a la ventana sin abrirla ni salir de casa”, cuando vio que era el padre de la joven se volvió a meter dentro. “Pero cuando disparó abrió otra vez la ventana y disparó con una pistola de fogueo”, simplemente “para intimidar y que se fueran de su casa”, mientras que ‘El Pepón’ utilizó un arma larga y efectuó disparos con balas reales.

‘El Chispi’, dijo, quería cargarle a él toda la culpa y por eso mintió en un principio y dijo lo que quería su primo, porque tenía miedo. “Si no llega a fallecer claro que me lo como porque le tenía miedo”.

El otro acusado, B.E.R., padre de la expareja de C.G.M., centró su declaración en justificar que aquella noche llevaba la escopeta porque volvía de cazar jabalíes en Ávila. “Llegué a mi casa y ese señor había mandado mensajes cagándose en nuestros muertos, en mi hijo que había fallecido con 23 años”, así que fue con su hija él desde su casa y acompañado de su mujer y nieto mayor y ella en otro coche, con los dos hijos menores de edad que tiene con C.G.M.

“Nada más entré en la calle me impactaron nueve tiros, uno de los cuales le dio a mi mujer en el brazo -según los informes fueron los cristales lo que le impactó como consecuencia del disparo en la ventana-, mi nieto de 15 años y mi mujer empezaron a chillar y mi hija se quedó bloqueada en el medio con dos hijos pequeños”, explicó y continuó relatando fue entonces cuando cogió la escopeta.

“Gracias a Dios que ese día estaba allí... en esa situación los minutos son horas... yo no sé que habrían hecho ustedes en mi situación. Yo reaccioné así, tengo 56 años y nunca me había visto en una situación similar”, dijo a la sala y recalcó que lo único en que pensó fue en “poner a su familia a salvo”.

“Si yo voy con intención de hacer todo eso, hubiera ido con mis nietos y mi mujer que son lo único que me queda en la vida?, concluyó emocionado B.E.R.