Borrar
El hombre que ganó la Bonoloto en Navasfrías denuncia a un 'amigo' por quitarle parte del premio

El hombre que ganó la Bonoloto en Navasfrías denuncia a un 'amigo' por quitarle parte del premio

El acusado, vecino de Cáceres, se enfrenta a 3 años de prisión por un delito de estafa. La Fiscalía le acusa de ir a casa de la víctima, donde tenía la cartilla junto al PIN, y realizar 21 extracciones de 900 euros en el cajero automático

Jueves, 2 de mayo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En diciembre de 2021 recibía la noticia de su vida. La Bonoloto había dejado un goloso premio a un acertante en Navasfrías y él era el afortunado. Seis meses después se dio cuenta de que le faltaban de su cuenta bancaria nada menos que 18.900 euros. En la sucursal llegaron a la conclusión de que una persona ajena había realizado nada menos que 21 extracciones de 900 euros cada una entre el 21 de marzo de 2022 y el 25 de mayo del mismo año. Tras denunciar los hechos, un 'amigo' fue identificado por los hechos.

Según ha podido saber LA GACETA, el juicio se ha celebrado este jueves en Plasencia. Fiscalía y acusación particular solicitan una pena para el acusado, J.M.V., de 3 años de prisión y la devolución del dinero presuntamente apropiado (18.900 euros más los intereses legales), así como las costas. En la vista oral, el acusado ha negado los hechos, que la víctima mantiene con rotundidad.

Según relata el Ministerio Fiscal, el acusado y el perjudicado mantenían una relación de amistad en la fecha de los hechos, siendo además el acusado hijo del propietario de la vivienda arrendada por el perjudicado, situada en una localidad cacereña.

El perjudicado guardaba su libreta de la entidad bancaria de Liberbank en dicha vivienda, la cual se encontraba con el pin de acceso anotado al lado.

El acusado, informa el fiscal, accedió en diversas ocasiones a la vivienda del perjudicado para coger la libreta y con ánimo de enriquecimiento patrimonial ilícito, entre el 21 de marzo de 2022 y el 1 de julio del mismo año, acudió a la oficina de la citada entidad bancaria sita en el municipio cacereño procediendo a realizar un total de 21 reintegros de 900 euros cada uno, de la cuenta de la que era titular el perjudicado, ascendiendo la cantidad total de los reintegros al importe de 18.900 euros.

Señala además el Ministerio Público, que a día de hoy, el perjudicado no ha recuperado el dinero por lo que reclama la indemnización en concepto de daños y perjuicios que pudieran corresponderle por estos hechos.

Fiscalía y acusación particular solicitan la misma pena para el acusado: tres años de prisión, responsabilidad civil y pago de las costas procesales.

Aunque en un principio el Ministerio Público acusaba de un delito simple de estafa finalmente se ha adherido a la calificación del abogado de la acusación particular, el salmantino Rubén Gudino, que estima que los hechos son constitutivos de un delito de estafa, pero continuado y con la concurrencia de la circunstancia agravante de abuso de confianza.

Según ha informado el abogado al juzgado, su cliente tiene una discapacidad psíquica acreditada del 69 por ciento.

El perjudicado dejaba la cartilla al lado del número PIN

El perjudicado manifestó en su denuncia que se dirigió a su oficina bancaria para realizar gestiones, cuando se dio cuenta de que el saldo de su cuenta no correspondía con lo que tenía en la misma. Hechas las comprobaciones con la empleada de la oficina, ambos llegaron a la conclusión de que alguien había realizado diversas extracciones de dinero de su cuenta sin su permiso. Preguntado por cómo alguien pudo haberse apropiado de su tarjeta o cartilla y de su PIN manifestó que lo desconocía pero a tarjeta no suele separarse de ella ya que la lleva en la cartera normalmente, pero que la cartilla la guardaba en casa y pudiera ser que tuviera el número secreto al lado.

La Guardia Civil pilló al acusado con mucho dinero que no pudo justificar

Tras la denuncia interpuesta por el afectado el 31 de mayo de 2022 ante la Guardia Civil, los agentes constataron que los agentes habían identificado al acusado meses antes. Una patrullas de servicio se encontraba en la localidad de residencia del acusado y la víctima realizando labores de Seguridad Ciudadana, cuando sobre las 02:15 horas del 27 de abril se encontraron con J.M.V. Se encontraba en compañía de una persona de nacionalidad portuguesa cuando procedieron a la identificación de ambos. Observaron entonces que al sacar la cartera J.M.V. llevaba gran cantidad de dinero. De manera que, al ser conocido del pueblo y no tener un trabajo conocido además de acumular en su historial diversos antecedentes por robo, fue preguntado al respecto y no pudo justificar la procedencia de tal cantidad de dinero.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios