Borrar
El presunto maltratador pasó este domingo a disposición judicial.
Una expareja de veinteañeros, a escobazos y mordiscos tras discutir por la comida en su piso del barrio Vidal

Una expareja de veinteañeros, a escobazos y mordiscos tras discutir por la comida en su piso del barrio Vidal

La chica afirma que se llevaba su comida de la nevera y por eso empezó la discusión, en la que él la cogió del cuello, la golpeó con un tarro y le mordió. El varón dice que la comida que se llevaba era la del perro y asegura que fue ella la que le agredió a él con el palo de una escoba

M. C.

SALAMANCA

Martes, 2 de julio 2024, 07:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

A mordiscos y escobazos han acabado dos veinteañeros tras discutir por la comida en el piso del barrio Vidal que comparten. Los hechos han tenido lugar este sábado por la tarde y tras la denuncia presentada por la chica, de 20 años, a última hora de la noche, el varón, de 25, fue arrestado por un presunto delito de violencia de género y puesto a disposición judicial.

Según informan fuentes del caso a LA GACETA, la joven presentó denuncia contra su exnovio a las 00:00 horas del sábado al domingo. En la misma manifestó que tras una relación de dos meses con el varón, ambos seguían compartiendo piso en el barrio Vidal, donde cada uno tenía una habitación alquilada.

Este sábado, sobre las 17:45 horas, se inició una discusión porque, según ella, él le quitaba la comida de la nevera. Se inició entonces una riña en el domicilio porque él se llevaba dos bolsas con su comida.

En el transcurso de la riña, él la habría agarrado por el cuello e intentado golpear con un tarro de cristal y en el forcejeo ella cogió una escoba y le golpeó con el palo, propinándole él un mordisco en el brazo. Como consecuencia de la agresión, ella sufrió una mordedura en el brazo izquierdo y heridas en la mano derecha, con la que al parecer se tapó la cabeza mientras él la golpeaba.

Como consecuencia de la denuncia de la chica, el varón fue arrestado por un presunto delito de violencia de género. En la comparecencia judicial, ha reconocido que mantuvo una relación con la chica y que, pese a haberlo dejado, seguían viviendo en el mismo piso, pero ha dicho que no es cierto que se llevara su comida, que en las bolsas que portaba consigo llevaba la comida del perro, además de otros efectos, pero no la comida de la joven.

Negó haberla agredido y dijo que las lesiones que presenta, mordedura incluida, se las habría hecho ella misma. Señalan las fuentes consultadas que al parecer él también tenía intención de denunciar a la chica.

Newsletter

Como consecuencia de la denuncia y tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción número Dos de Salamanca, en funciones de guardia, el varón ha quedado en libertad pero con orden de alejamiento respecto a la chica, por lo que ha tenido que cambiar de piso.

012: Teléfono de información a la mujer Castilla y León

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios