19 abril 2019
  • Hola

El juicio por la estafa en la fabricación de una churrería móvil termina en acuerdo

El acusado acepta 6 meses de prisión y devolverá el importe estafado a la víctima que asciende a 5.800 euros

12 abr 2019 / 10:59 H.
    Cargando reproductor ...

El juicio por la estafa en la fabricación de una churrería móvil, celebrado este viernes en la Audiencia Provincial ha terminado en acuerdo. El acusado ha aceptado la pena de 6 meses de prisión y devolverá el importe estafado a la víctima, que asciende a los 5.800 euros.

Conforme al acuerdo alcanzado, el acusado no ingresará sin embargo en la cárcel al serle suspendida la pena.

La comparecencia del acusado y de la afectada, que venía desde Gerona, ha tenido lugar en la mañana de este viernes en la audiencia Provincial de Salamanca. La víctima es feriante desde los 10 y ahora tiene 56. Esta estafa, tal y como relata ella misma en el vídeo que acompaña la información, le ha destrozado la vida porque, como tiene una enfermedad, pensaba dedicarse a la churrería y su plan de vida se vio truncado.

Según el Ministerio Fiscal, en el año 2015, J.C.D., se anunciaba en internet como fabricante de remolques y caravanas, cuando en realidad carecía de la mínima infraestructura para poder fabricar nada. Así, en el mes de abril de dicho año, la denunciante contactó con él y contrató que el mismo le construyera una churrería móvil.

En el contrato firmado por las partes se fijaron las siguientes condiciones: el importe total de la churrería ascendía a 9.500 euros que se pagarían mediante la entrega de una autocaravana propiedad de la denunciante y 7.000 euros en efectivo. El plazo de entrega sería de un mes desde la firma del contrato –abril de 2015- y la forma de pago sería un primer importe de 1.000 euros y la entrega de la caravana al finalizar los trabajos de la estructura, cuando la denunciante comprobara que esta cumplía los requisitos y medidas acordados en el momento en que acudiera a las instalaciones que fijara el denunciado a realizar dicha comprobación y el resto a la entrega de la churrería.

Así las cosas, señala la Fiscalía en su escrito de calificación, la mujer realizó el primer pago de 1.000 euros por giro postal el 17 de abril de 2015 y el 8 de mayo entregó la caravana y 2.300 euros en metálico, pese a no haber visto estructura alguna de la churrería.

Transcurrido el tiempo, la compradora no sabía todavía nada de la entrega de su churrería, pese a que habló varias veces con el acusado que le insistía en que “pronto estaría terminada” e incluso le mandaba fotos de autocaravanas para decirle que ésta sería su acabado.

Sin embargo, en un momento dado el acusado dejó de coger el teléfono y la denunciante dejó de tener contacto con él sin recibir la caravana ni el dinero, ya que desde el principio el acusado carecía de capacidad e infraestructura para realizar el encargo.