Borrar
Una imagen del acusado entrando a los juzgados. LG
El acusado de secuestrar a su ex y a los padres niega que fuera vestido de esqueleto: «Llevaba un jersey azul y gris, nunca me disfrazo»

El acusado de secuestrar a su ex y a los padres niega que fuera vestido de esqueleto: «Llevaba un jersey azul y gris, nunca me disfrazo»

Rechaza todas las acusaciones y mantiene que fue a la casa a «cazar un zorro» porque se lo pidió la madre de la chica, para nada los encañonó ni los amenazó de muerte. Asegura que pensaba que ella estaba embarazada de él y «solo se interesaba por su salud»

M. C.

Salamanca

Martes, 13 de febrero 2024, 11:59

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Audiencia Provincial de Salamanca ha acogido este martes el juicio contra M.I.B., el padre de familia mirobrigense detenido en febrero del pasado año tras entregarse a la Guardia Civil sabedor de que estaba siendo buscado por el secuestro de su exnovia, de 19 años, y de los padres de esta, en la casa de la familia en la localidad de Tenebrón. Hechos que según los denunciantes cometió disfrazado de esqueleto. La fiscal le pide 7 años de cárcel, la acusación particular 27 y la defensa la libre absolución.

«Llevaba un jersey azul y gris, nunca me disfrazo», ha declarado el acusado que ha negado rotundamente que el 16 ee febrero de 2023 se presentara en la casa de la familia, en Tenebrón, vestido de esqueleto, porque coincidía con las fiestas de Carnaval.

M.I.B. Ha negado todas las acusaciones contra él, incluso que mantuviera una «relación sentimental con la chica», de 19 años, señalando que ambos se habían conocido en el trabajo iniciando entonces una relación, pero «sentimental no, de amistad m… aunque tenían contactos de carácter sexual», ha asegurado, hasta que ella dejó de responderle a los wasap que él le enviaba porque estaba en la creencia de que ella estaba embarazada y el hijo podía ser suyo.

Niega las pintadas en el pueblo

Habían aparecido en distintos punto del pueblo pintadas insultantes con el nombre de la chica seguidos de expresiones tales como «guarrilla», pintadas que él mismo intentó borrar por ella, ha dicho, para evitar las humillaciones, aunque aseguró que él no había sido el autor.

Ha reconocido que le había mandado mensajes insistentemente pero porque: «Solo me interesaba por su salud», expuso. Aseguró que ella «no quería ir al médico, ni hacerse las pruebas ni nada de nada» y que fue él mismo el que compró el test de embarazo que ella se negó a hacer aunque tenía una pérdida de tres o cuatro meses.

Respecto al suceso en sí, ha explicado que llegó a la casa con una escopeta «desmontada», pero no para hacer nada de lo que le acusan ahora, sino para «cazar un zorro», porque así se lo pidió la madre de la chica, «ya lo había hecho más veces», ha precisado.

«He llegado, he llamado, me han abierto y cuando he salido a por una linterna al coche, su padre (de la chica) me ha dado con una pala en la rodilla y ella me ha apuntado con el arma, me ha encañonado», ha declarado. Llegó a temer por su vida, pero de repente llegó el hermano de la chica y pudo aprovechar para escaparse.

Refugiado en una caseta

Se refugió primero en una caseta para ver qué hacía y aunque se cruzó con una patrulla de la Guardia Civil, no la paró «porque estaba en shock» y entonces, ha asegurado: «Me puse a caminar a caminar toda la noche, pensando pensando». Estuvo así día y medio, desconociendo, ha afirmado, que le estaba buscando la Guardia Civil, con bomberos y helicóptero incluidos, y ha señalado que no fue hasta que llegó a su casa en Ciudad Rodrigo y se lo dijeron sus padres cuando se entregó en el cuartel.

Ha negado además que ese día hubiera consumido sustancia tóxica alguna: «Para nada, ni fumo, ni bebo, ni tomo drogas», ha declarado.

«A mí me han encañonado y ya está», ha reiterado, manifestando que el padre de la chica llegó a decirle: « Te voy a cortar los huevos, te voy a tirar a un pozo y no te van a encontrar». Llegó a temer por su vida, hasta el punto de que le dijo a la chica que pensara en el niño, a lo que ella le preguntó: Tú qué sabes si es tuyo?».

Por su parte, la chica y sus padres han mantenido en lo fundamental su relato inicial, aunque la defensa ha señalado ciertas incoherencias, coincidiendo los tres en que el acusado, que iba disfrazado de esqueleto, y con el pretexto de obligarlos a hablar con él los encañonó, les obliga tirarse al suelo, los ató con bridas,amordazando a la madre porque no paraba de hablar y los amenazó repetidamente con matarlos simplemente porque «quería hablar», aunque no llegó a hacerlo, dijo la chica.

«Que te encañonen de rodillas eso es indescriptible», ha declarado el padre de la chica.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios