Borrar
Plato de comida
El cambio dietético que te puede salvar de un ictus o un infarto

El cambio dietético que te puede salvar de un ictus o un infarto

Con esta alteración en la dieta podrás reducir la hipertensión, factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares

Lunes, 20 de noviembre 2023, 22:43

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Según la información actual proporcionada por la OMS, aproximadamente 1.280 millones de personas en todo el mundo sufren de hipertensión, lo que aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares e infartos. Dos tercios de estas personas residen en países con ingresos bajos y medianos.

La hipertensión, conocida como «el asesino silencioso» debido a su naturaleza asintomática, es un trastorno teóricamente manejable, pero su persistencia conlleva un mayor riesgo de infartos de miocardio e ictus.

Varios estudios indican que el consumo excesivo de sodio agrava esta condición. Un pequeño aumento en la presión arterial, como 4 milímetros (por ejemplo, de 135 a 139), puede poner en peligro la salud, y el exceso de sal, especialmente en personas sensibles, puede aumentar la presión arterial en más de 10 milímetros.

Un reciente estudio en China, publicado en la revista New England Journal of Medicine, respalda los beneficios para la salud de reducir el consumo de sal. Realizado en 600 aldeas rurales chinas con casi 21.000 participantes, el estudio demostró que reemplazar la sal común con una versión baja en sodio redujo significativamente las tasas de eventos cardiovasculares y muertes por problemas cardíacos.

El estudio dividió aleatoriamente a los participantes en dos grupos: uno que continuó usando sal común y otro que usó una sal reducida en sodio con cloruro de potasio. Después de casi 5 años de seguimiento, se observó una disminución significativa en las crisis cardiovasculares y las tasas de mortalidad en el grupo que utilizó la sal baja en sodio.

Los consejos para reducir el consumo de sodio incluyen la gradual disminución de la sal en los alimentos, el lavado de productos envasados y la elección de alimentos bajos en sodio. Estudios sugieren que la adaptación gradual al cambio de sabor es posible, y condimentar con alternativas como jugo de cítricos y especias puede compensar la reducción de sal.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios