Borrar
Los salmantinos Jaime González, Jesús Mesonero y Daniel Castilla en Pamplona.
«El veneno de correr en Pamplona me nació en los encierros de Ciudad Rodrigo»

«El veneno de correr en Pamplona me nació en los encierros de Ciudad Rodrigo»

Jesús Mesonero, Jaime González, Victoria Gutiérrez, Ángel Carbayo y Alba Pérez son algunos de los salmantinos que pasan estos días en Pamplona para festejar a su patrón, vivir el 'chupinazo' y correr los típicos encierros: «Es una locura»

Miércoles, 10 de julio 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los tradicionales encierros de San Fermín han vuelto a teñir de rojo y blanco las calles de Pamplona un año más. Los toros, guiados por manadas de cabestros, se vuelven a soltar para recorrer las míticas calles de la capital de Navarra junto a corredores procedentes de diferentes países. Varios salmantinos aficionados al mundo del toro han decidido trasladarse hasta allí para disfrutar del festejo, cantar el «A San Fermín pedimos», vivir el famoso 'chupinazo' y correr junto a los toros por las rúas.

El mirobrigense Jesús Mesonero, miembro de la junta directiva de Juventud Taurina de Salamanca y apasionado de los encierros desde pequeño acude desde el 2019 a las fiestas pamplonesas. Este año ha cumplido con la liturgia de correr el encierro del día 7 de julio, «muy especial» para él. «Los toros de la ganadería 'La Palmosilla' dieron mucho juego y en la plaza hubo una situación especial en la que dos se quedaron dando vueltas alrededor del albero. El día 8 también corrí los de 'Cebada Gago', aunque me tropecé a los pocos metros y me pasaron por encima en el callejón. Sufrí raspones en los codos y las rodillas, pero he podido correr perfectamente el encierro del martes 9. El veneno de correr en Pamplona me nació en Ciudad Rodrigo«, cuenta Jesús Mesonero.

Vive la experiencia con respeto, pero a la vez con mucha adrenalina. «Me preparo durante todo el año y está claro que se pasa miedo, pero en cuanto escuchas el cohete se va esa sensación y recuerdas el porqué del ponerte delante. La primera vez, en 2019, corrí en la calle de la Estafeta. Pero ahora solo recorro el último tramo, unos 90 metros antes de entrar al callejón, entro en la plaza y acabo», añade. Su tradición una vez finalizado el encierro es llamar a su familia, reencontrarse con otros amigos e irse a «almorzar». «Siempre se dice que la mejor forma de acabar el encierro es almorzando con los amigos, y es una costumbre que nos gusta mantener».

Jesús Mesonero, delante del toro con camiseta blanca y pañuelo rojo, corre los encierro. Victoria Gutiérrez, a la izquierda, junto a otros salmantinos. Ángel Carbayo, a la derecha, posa con su amiga.
Foto 1: cedida por Pablo Mena
Foto 1: cedida por Pablo Mena
Imagen principal - Jesús Mesonero, delante del toro con camiseta blanca y pañuelo rojo, corre los encierro. Victoria Gutiérrez, a la izquierda, junto a otros salmantinos. Ángel Carbayo, a la derecha, posa con su amiga. Foto 1: cedida por Pablo Mena
Imagen secundaria 1 - Jesús Mesonero, delante del toro con camiseta blanca y pañuelo rojo, corre los encierro. Victoria Gutiérrez, a la izquierda, junto a otros salmantinos. Ángel Carbayo, a la derecha, posa con su amiga. Foto 1: cedida por Pablo Mena
Imagen secundaria 2 - Jesús Mesonero, delante del toro con camiseta blanca y pañuelo rojo, corre los encierro. Victoria Gutiérrez, a la izquierda, junto a otros salmantinos. Ángel Carbayo, a la derecha, posa con su amiga. Foto 1: cedida por Pablo Mena

Desde que cumplió los 18 años y a pesar de sufrir una cogida en uno de los encierros de San Fermín en el año 2018, Jaime González no se pierde sus fiestas favoritas. Fiestas que describe como «las de un pueblo, pero a lo grande, con un ambiente muy sano». «Especialmente por el día donde familias y amigos están de celebración por las calles, en los gigantes y cabezudos o en los toros», detalla el salmantino que corrió este martes día 9 de julio la manada que subió la cuesta de 'Santo Domingo'. «Es un tramo difícil de correr por la velocidad que llevan los toros y hay que hacerlo con mucha distancia, pero donde yo me siento cómodo y seguro ya que te puedes escorar a los laterales», manifiesta.

«Son una locura. Hay muchísima gente de diferentes partes del mundo y muy buen rollo. Es una fiesta que hay que vivirla por lo menos una vez en la vida», describe la joven Victoria Gutiérrez que ha decidido vivir la experiencia junto a sus amigos y que reconoce que repetirá el próximo año «al 100 por 100».

Alba Pérez, abajo a la derecha, junto a sus amigas en Pamplona.

Ángel Carbayo repite por cuarta vez consecutiva con sus amigos. «Vinimos por el 'chupinazo' y es increíble. Me encanta ver la ciudad teñida de rojo y blanco y lo amable que es la gente, aunque es cierto que a veces es un poco agobio. Me gustaría correr los encierros pero no puedo por una lesión en la rodilla», lamenta.

Otro de las salmantinas que ha repetido es Alba Pérez. Junto a sus amigas vivió de nuevo el 'chupinazo' en la plaza del Castillo de Pamplona. «Después nos fuimos a Estafeta y me parece súper curioso que lancen agua desde los balcones, no sé si para limpiar a la gente sucia«, ríe. Posteriormente, fueron a la plaza de toros para disfrutar de los rejones. «Por la noche vimos los fuegos artificiales y después tomamos algo. La verdad es que no hemos notado mucho agobio». Otro detalle que le ha sorprendido a la salmantina son los cánticos al patrón. «Lo había visto en la televisión, pero me impresionó mucho vivirlo 'in situ, emociona«, añade Alba Pérez.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios