Borrar
Concierto de la Academia de Música de Berlín y el Coro del Colegio Vocal de Gante en el Palacio de Congresos en 2001.
Una década sin temporada estable de música clásica en Salamanca

Una década sin temporada estable de música clásica en Salamanca

La Sociedad de Conciertos marcó la pauta en la ciudad durante tres décadas

Martes, 28 de febrero 2023, 20:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Diez años después de desaparecer la programación continuada de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, la ciudad de Salamanca sigue sin contar con una temporada estable de música clásica protagonizada por agrupaciones orquestales. Lo que un día fue la envidia de toda una Comunidad, hoy se ha convertido en una deficiencia y una añoranza para no pocos melómanos. Es cierto que hay música clásica —un ciclo de agrupaciones y solistas y conciertos esporádicos—, pero no un programa estable en el que participen orquestas de primer nivel.

Atrás quedan aquellos años en los que la Sociedad de Conciertos marcaba la pauta musical en una ciudad con gran pasión por la música. Creada en 1974 para contribuir al desarrollo cultural de Salamanca y crear afición por la música clásica, esta entidad organizó en sus 32 temporadas ininterrumpidas un total de 412 conciertos con la participación de los solistas y agrupaciones más prestigiosas del mundo, y que fueron arropados por más de 300.000 espectadores. Eso ya es historia. La Sociedad de Conciertos disuelve su andadura en 2006 por falta de apoyo institucional. Aunque los problemas de la entidad y su declive se remontan al año 2002, cuando Salamanca celebra la Capitalidad Cultura, con la retirada de la subvención municipal a la entidad y la decisión de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León de abandonar su programación.

A duras penas, logra mantenerse activa, eso sí, con la reducción de la temporada a un único ciclo —en los últimos años había conseguido hacer dos programas diferentes ante la elevada demanda— y dejar en nueve el número de conciertos. Pero llega el año 2006 y el Palacio de Congresos, sede de sus actuaciones, prohíbe a la Sociedad de Conciertos seguir haciendo uso de sus instalaciones. Un duro golpe para la entidad, a la que se ofrece como alternativa trasladarse al Centro de las Artes Escénicas y la Música (CAEM), opción que rechazan los asociados. Tanto es así, que la mitad de estos (unos 400) deciden dejar la Sociedad.

Aun así, la entidad se lanza a la aventura y organiza temporada musical en el año 2005-2006. Todo un fiasco en lo económico. Estas deserciones provocan un agujero en las cuentas de la entidad de 24.000 euros, que finalmente se quedan en 12.000 euros gracias a los remanentes acumulados. Se pide ayuda al Ayuntamiento en forma de subvención pero no llega. En junio de 2007, la junta directiva de la sociedad acuerda vender el piano de cola con el que contaban para pagar todas las deudas.

La Fundación Salamanca Ciudad de Cultura toma el relevo y, con el apoyo de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, pone en marcha la temporada de música clásica en 2005 —aniversario de la Plaza Mayor—, que finaliza en 2012 debido a ciertas desavenencias entre ambas entidades.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios