24 febrero 2021
  • Hola

Un viaje ‘de peso’ de más de 2.300 kilómetros

Iberdrola ha sustituido el generador del grupo 1 de la central hidroeléctrica de Saucelle | La pieza, de 800 toneladas, llegó desde Austria en barco y camiones de 23 de metros de longitud

    Cargando reproductor ...

Iberdrola ha llevado a cabo la sustitución del generador del grupo 1 de la central hidroeléctrica salmantina de Saucelle, es la última instalación construida sobre el cauce del río Duero antes de adentrarse por completo en Portugal, en plenas Arribes.

Las labores de desmontaje del antiguo generador comenzaron en el mes de julio del año pasado y el nuevo generador que acaba de instalarse se ha puesto en marcha un año después debido a la complejidad de los trabajos por la dimensión de algunas piezas y su elevado peso, solo el rotor y el estator superan juntos las 800 toneladas.

El nuevo generador, que se fabricó y transportó en dos mitades desde Austria hasta la localidad salmantina de Saucelle en barco y camiones de 23 metros de longitud, se ha ensamblado en la propia central utilizando grúas de gran tamaño que soportan más de 300 toneladas.

La sustitución de esta pieza que transforma la energía mecánica en eléctrica ha contado con un importante componente local, tanto de proveedores industriales como por la involucración, en períodos punta de trabajo, de hasta 50 trabajadores (*).

Durante estos trabajos, los otros tres grupos de la central hidroeléctrica han estado disponibles sin interrumpir el normal funcionamiento de la planta.

Saucelle posee dos centrales hidroeléctricas, Saucelle I que fue construida entre 1950 y 1956, año en el que entró en funcionamiento, y tiene una potencia de 240 MW y dispone de 4 turbinas. Saucelle II comenzó su actividad en 1989 y dispone de 2 turbinas y una potencia instalada de 285 MW, lo que hace un total de 525 MW registrando una producción anual media cercana a los 900 GWh. Las seis turbinas de estas dos centrales permiten desaguar hasta un millón de litros cada segundo. Su presa posee una altura de 83 metros y su embalse cuenta con una capacidad de más de 180 hm3.

Junto a las otras dos centrales salmantinas de Aldeadávila y Villarino suman una producción media anual cercana a los 5.000 GWh, lo que supone más del 40% de la producción de energía hidroeléctrica de Castilla y León, y más del 12% de la nacional.

Iberdrola: más de un siglo apostando por las energías sostenibles

El compromiso de Iberdrola con Castilla y León debe enmarcarse en la profunda vinculación de la compañía con esta tierra, en la que nació hace ya más de 110 años y donde lleva caminando desde entonces por la senda de las energías sostenibles desde un punto de vista medioambiental y económico.

La apuesta de Iberdrola por las energías limpias comenzó precisamente con la construcción de los Saltos del Duero y, después de más de un siglo, ese compromiso se ha hecho aún mayor, como lo demuestra el hecho de que la empresa sea en la actualidad un líder mundial en energía eólica.

Los Saltos del Duero

La construcción de los Saltos del Duero se inicia prácticamente con el nacimiento del siglo XX. Con la estela de la euforia despertada por los descubrimientos técnicos en el transporte de la electricidad, muchos industriales españoles se hicieron acompañar por los mejores ingenieros de la época y recorrieron las vertientes de los ríos ibéricos.

Fueron viajes asombrosos y llenos de aventura, ya que las zonas más ricas en el aprovechamiento de las aguas para la generación eléctrica se encontraban, en gran medida, en lugares intrincados y muy lejanos de las poblaciones humanas. Para acceder a ellos, había que realizar largos desplazamientos por tortuosas veredas perdidas para la mayoría de los mortales.

El caudaloso río Duero, a pesar de ser vehículo de transporte durante largas épocas, ocultaba, en su tramo inferior, un tesoro inimaginable en forma de energía. Fue el ingeniero José Orbegozo quien, después de estudiar el río y vislumbrar la totalidad del cañón, se dio cuenta de las enormes posibilidades del tramo internacional y de la magnitud del proyecto, lo que exigía un tratamiento global del mismo, acorde con la importancia del aprovechamiento.

Con el objetivo de desarrollar todas las concesiones bajo una única dirección, se creó, en julio de 1918, la Sociedad Hispanoportuguesa de Transportes Eléctricos que, en 1928, pasó a denominarse Saltos del Duero, una de las empresas germen de la actual Iberdrola.

El proyecto consistía en construir saltos poderosos que aprovecharan la fantástica caída del agua y crear grandes embalses en los ríos Esla y Tormes. Estos embalses regularían el caudal y garantizarían la producción de las potentes centrales que se instalasen aguas abajo, bien en el tramo nacional o internacional del Duero, que, en la misma frontera entre España y Portugal y a lo largo de 160 kilómetros de curso, ofrecía un desnivel de 400 metros.

Este planteamiento resultaba del todo innovador y, por qué no decirlo, también arriesgado, ya que creaba en el Esla una fuente de energía que quintuplicaba el consumo del conjunto de España y era base reguladora de un sistema integrado por los saltos de Ricobayo, Villalcampo, Castro, Saucelle y Aldeadávila, los dos últimos en el tramo internacional del Duero. Este ambicioso proyecto representaba, en su conjunto, más de 10.000 millones de kWh de producción anual de energía eléctrica.

Las obras comenzaron en 1929 por el aprovechamiento de Ricobayo, en el río Esla, y continuaron en Villacampo (1942), Castro (1946), Saucelle (1950) y Aldeadávila (1956), todos ellos en el río Duero, totalizando una potencia instalada de 3.560 megavatios (MW).

Con el aprovechamiento de los saltos del Duero se inició la construcción de los grandes embalses reguladores, con centrales a pie de presa, que hasta ese momento no habían sido construidos ni en España ni en Europa.

Este proyecto representa uno de los hitos más importantes de la historia ya más que centenaria de Iberdrola, una historia que es la suma de los esfuerzos de varias generaciones de hombres de empresa que han sabido aprovechar, en cada momento, las oportunidades del mercado eléctrico, con el objetivo último de dar respuesta a las demandas del desarrollo industrial y del bienestar de la sociedad española.

(*) Trabajos en central: ANDRITZ (Austria y España), MILSA TRILLO (Galicia), INDAR ELECTRIC (Guipúzcoa) , APPLUS (Valladolid), NERVION (Valladolid), DAORJE (Asturias), SYM NAVAL (Barcelona), GESDIM (Galicia), COSNTRUCCIONES MARTÍN GARCÍA MANZANO (Salamanca), FLYVIEWS (Madrid). Suministros: ANDRITZ (Austria), PINACH (Valencia), TERMISER (Valladolid), OÑIGA (Salamanca), CT INGENIEROS (Madrid), TALLERES ASTORGA (León), GUERRERO (Zamora), CRUZ Y CRUZ (Portugal), METALURGICA GALLEGA (Galicia), FERMAK (Salamanca).

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png