12 noviembre 2019
  • Hola

Plan para convertir las Adoratrices en un parque público

El Ayuntamiento pide fondos de la Unión Europea para un proyecto de 6M€ con el que reverdecer La Vaguada que incluye la rehabilitación del antiguo huerto del convento

24 may 2019 / 20:57 H.

Propiedad de la Fundación Caja Duero y tras dos décadas en las que se han planteado para él los más diversos usos, el huerto de las convento de las Adoratrices opta ahora a convertirse en un nuevo parque de la ciudad que amplíe el cercano Campo de San Francisco. El Ayuntamiento de Salamanca ha solicitado fondos FEDER de la Unión Europea para convertir este espacio de titularidad privada en una zona verde de carácter público.

La iniciativa se incluye dentro de un proyecto más ambicioso incluido en el recién presentado Plan de Infraestructura Verde y que se centra en recuperar los paisajes escondidos vinculados a los antiguos cursos del agua que han quedado ocultos.

Aunque en el futuro se plantea “re-descubrir” otros antiguos regatos que fluían por la ciudad, el punto de partida es el antiguo arroyo de los Milagros. Con un presupuesto estimado de 6.021.180 euros, el Consistorio planea una transformación del espacio urbano vinculado a este afluente del Tormes que desapareció con la urbanización de La Vaguada de la Palma.

Rodeado por un muro ciego y situado entre Ramón y Cajal y Las Úrsulas, el huerto de las Adoratrices fue el lugar elegido por la desaparecida Caja Duero para levantar un nuevo auditorio con 1.370 butacas. Así lo anunció en diciembre de 1999 el entonces presidente de la entidad, Sebastián Battaner. Previamente se habían desestimado hasta media docena de emplazamientos. Tras toparse con el rechazo a este proyecto de numerosas instituciones y colectivos, se encarga uno nuevo a los arquitectos Álvaro Siza y Juan Miguel Hernández León para que este espacio albergase la futura sede de su fundación. La idea tampoco caló y se paralizó totalmente con el rechazo por parte del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco en 2010. Desde entonces, no ha calado ninguna iniciativa para recuperar este espacio sin uso.