17 mayo 2022
  • Hola

Omicron, una variante ‘sin medidas’

La evolución de los contagios en las regiones que han aplicado restricciones no ha sido mejor que las que se han resistido a hacerlo

06 ene 2022 / 20:01 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

La evolución de las comunidades en la que se han aplicado más medidas restrictivas durante las últimas fechas no está siendo -por el momento- mejor que la de aquellas autonomías que se han resistido a volver a implantar restricciones.

El pasaporte covid es el mejor ejemplo de una medida que se ha estrellado. Navarra y Cataluña llevan más de un mes exigiéndolo -tiempo suficiente para que se vieran sus ventajas-, mientras que País Vasco lo activó hace tres semanas: el 15 de diciembre. En los tres casos el resultado ha sido casi nulo porque la situación ahora es mucho peor que cuando se aplicó. La curva de contagios e ingresos sigue creciendo y lo hace, además, a mayor ritmo que en las autonomías donde se decidió no utilizar esta herramienta.

El razonamiento que siguió Castilla y León para descartarlo -por entonces lo explicó Francisco Igea- fue que la experiencia de las zonas en las que se había utilizado no había sido demasiado satisfactoria. Además, con la alta tasa de cobertura de vacunación de Castilla y León, los cambios que podría generar esta norma serían mínimos.

Más allá del pasaporte covid hay un conglomerado de medidas mucho más duras que, de momento, tampoco están traduciéndose en una mejora de los datos, aunque también es cierto que puede ser pronto para evaluarlas.

Las autonomías más severas coinciden en decretar el cierre de la hostelería a la 1:00 de la madrugada. En Cataluña han dado un paso más y han cerrado el ocio nocturno, que se considera uno de los principales focos de contagio en estas fechas.

El dato más inquietante de Castilla y León es el de las ucis, que en su versión extendida ya superan el 32%

Navarra, por su parte, ha sido más selectiva y ha distinguido las medidas en función de la incidencia de cada zona, aunque situando el listón en los 2.200 puntos a 14 días, las prohibiciones afectan ya a prácticamente todo el territorio.

El resultado, a día de hoy, es que Cataluña sigue teniendo la situación en UCI más preocupante de toda España. Los pacientes con coronavirus ya ocupan el 41% de todas las camas de críticos lo que, inevitablemente, obliga a suspender o aplazar algunas cirugías poco urgentes.

Respecto a las camas de hospitalización, el País Vasco también lidera este infausto ranking. Madrid, que no ha tomado ninguna medida, está ligeramente mejor que Euskadi, mientras que Castilla y León está, incluso, por debajo de la media nacional, con un 10% de camas ocupadas por pacientes con coronavirus.

Precisamente ahora es cuando se abre un periodo clave para comprobar hasta que punto las medidas restrictivas marcan, o no, las diferencias entre las comunidades que las han utilizado y las que las han evitado.

Las normas anti-covid de las comunidades analizadas se instauraron casi a final de año, coincidiendo con algunas celebraciones de Navidad, por lo que suelen demorarse hasta en 10 días para que afloren sus efectos. Al mismo tiempo, las regiones que han optado por otro tipo de medidas -no restrictivas- como aumentar los cribados, también podrían empezar a notar ahora las consecuencias de las celebraciones navideñas con un nuevo empujón en los contagios. En todo caso, el indicador al que van a prestar atención los dirigentes de cada autonomía será el de la presión hospitalaria y el de los fallecimientos. Que el baremo de los contagios esté por las nubes lo sufrirá a corto plazo Atención Primaria, pero a medio plazo puede afectar a todo el sistema sanitario.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png