Borrar
Una persona arrastra el carro de la compra por el pasillo de un supermercado. LAYA
La menor subida de la cesta de la compra en Salamanca desde que Putin invadió Ucrania

La menor subida de la cesta de la compra en Salamanca desde que Putin invadió Ucrania

La variación interanual del IPC en Salamanca se situó en febrero en el 4,6%, la más baja desde enero diciembre de 2021

Jueves, 14 de marzo 2024, 09:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Llenar la cesta de la compra en las tiendas y supermercados de Salamanca sale ahora un 30,4% más caro que hace tres años, pero, aunque los precios han seguido subiendo, la mayor parte de este incremento no se ha producido en el último ejercicio, sino en los dos anteriores. De hecho, en febrero se registró el menor aumento interanual desde que Vladimir Putin invadió Ucrania. La variación del IPC de los alimentos en doce meses fue del 4,6%, la misma que se registró en la provincia en diciembre de 2021 y que desde entonces siempre había sido superior.

Tras el repunte en los recibos de la luz, el gas y los combustibles con el que comenzó este año, en febrero volvió a descender el precio de la energía. En esta provincia se abarató un 9,9% con respecto al mismo periodo de 2022. Desciende menos que la media nacional (-10,5%) y, aunque cae mucho respecto a enero (-0,2%), es, no obstante, la segunda menor disminución de precios de la energía desde diciembre de 2022 (-8,9%). Nada que ver, sin embargo, con la rebaja del 37,6% del pasado agosto.

Los precios de los alimentos y la energía son los que más han marcado durante los últimos años el incremento del coste de la vida. Y ambos parecen estar volviendo a niveles previos a la crisis inflacionista. Una vez que estos productos y servicios se han estabilizado también parece haberlo hecho el índice general del Índice de Precios de Consumo, que en Salamanca subió un 3,1% en el último año. No obstante, esta es una de las once provincias de España en las que marcó uno de los valores más elevados, ya que la media nacional se quedó en el 2,8%.

Ni los alimentos ni la energía, la mayor subida de precios en Salamanca la están experimentando los servicios más vinculados al sector turístico. Los alojamientos se han encarecido en los últimos doce meses un 14,8%, frente al 8,7% de variación interanual media de España. Así, esta fue la provincia, solo por detrás de Segovia, en la que más subió el precio de las pernoctaciones. En este encarecimiento, sin duda, habría influido el fin del programa municipal del “2x1” que permitió a muchos viajeros pasar una segunda noche de hotel sin coste para su bolsillo. La eliminación de estas ayudas la pasada primavera tendría ahora un efecto rebote. Sin embargo, si se compara con febrero de 2021 o de 2019, antes de la pandemia, el encarecimiento ronda el 25%, una escalada inferior que la experimentada por los alimentos.

Pero no solo se ha incrementado el coste de cada noche en un hotel o apartamento turístico de la provincia, también comer y cenar fuera de casa es más caro. Conforme a los datos del IPC de febrero, la restauración y los comedores se encarecieron en Salamanca un 7,2% respecto al mismo mes del año anterior. También en este ámbito es una de las provincias españolas en las que más escalada se ha producido en el último año, tan solo por detrás de Badajoz (12,8%), Ávila (8,1%) y Pontevedra (7,4%), según los datos que ofrece el Instituto Nacional de Estadística. En los dos últimos años, comer fuera de casa se ha encarecido de media en esta provincia un 20%. El estudio de los precios del INE también muestra que el incremento anual de precios de los paquetes turísticas. Han aumentado un 10% en los últimos doce meses.

Entre los productos y servicios que más han subido sus precios en esta provincia durante el último año, se encuentra el calzado y sus reparaciones (11,7%) y el vestido (7,3%). Los seguros, el tabaco, la utilización de vehículos personales y el suministro de agua y otros servicios relacionados con la vivienda también se habrían encarecido más que la alimentación. Por el contrario, las mayores bajadas se registraron, además de en la energía, en equipos de telefonía (-10,9%), artículos textiles para el hogar (-4,9%)y enseñanzas para niños (-4,8%).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios