Borrar
Un salmantino pasea con su mascota. ALMEIDA
Mascotas en peligro por la previsión de proliferación de las garrapatas

Mascotas en peligro por la previsión de proliferación de las garrapatas

Los veterinarios detectan numerosas picaduras y los especialistas piden un plan más allá del desbroce de solares

Belén Hernández

Salamanca

Domingo, 19 de mayo 2024, 06:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las importantes lluvias de esta primavera han generado las condiciones idóneas para que esta temporada se incremente la población de garrapatas que, entre otras enfermedades, trasmiten la Fiebre Hemorrágica Crimea Congo generada por un virus que ya está en Salamanca. Los veterinarios ya constatan en sus consultas que se ha incrementado la incidencia de parásitos en las mascotas, sobre todo en los perros, mientras que en el Hospital de Salamanca esperan que cuando suban las temperaturas empiecen a llegar más pacientes afectados.

El especialista en enfermedades infecciosas del Hospital de Salamanca, Moncef Belhassen, asegura que se prevé un «verano complicado». Precisa, eso sí, que por el momento no se ha advertido en el Hospital un aumento de pacientes con la picadura de garrapatas. Donde se prevé que haya un mayor impacto es en los servicios de Atención Primaria en las zonas rurales, donde si hay casos graves se derivan a las Urgencias de Salamanca. El especialista se muestra prudente a la hora de valorar si las garrapatas que llevan infecciones (ya sean Crimea-Congo o de otras características) es superior a la de otros años. «No se puede hacer un balance de un año a otro, ya que la tendencia epidemiológica hay que observarla en el tiempo. En los últimos 20 años está claro que ha aumentado», incide.

Por otro lado, el presidente del Colegio de Veterinarios de Salamanca, Antonio Rubio, también teme que cuando salga el sol tras estos días de lluvia afloren más garrapatas. No obstante, insiste en que no todas las trasmiten enfermedades y recuerda que desde hace 30 años convivimos con patologías emergentes que pueden trasmitirse a los seres humanos a través de vectores como estos parásitos.

«En los años 90 surgió la fiebre botonosa», rememora. «En Salamanca hubo una persona que en principio no fue diagnosticada porque no era una enfermedad frecuente en nuestro país, pero con el cambio climático y la globalización cada vez convivimos más con estos procesos al alza». Se refiere a la ehrlichiosis, la anaplasmosis, la rickettsiosis y la borreliosis de Lyme, a los que se suma la fiebre Crimea Congo por la que el pasado 2 de mayo falleció un salmantino tras picarle una garrapata en la zona de La Aldehuela.

Ante el previsible incremento de la población de garrapatas y la constatación de que el virus de la Fiebre Hemorrágica Crimea Congo se encuentra en Castilla y León, el Procurador del Común ha iniciado una actuación de oficio para instar a los municipios que superan los 5.000 habitantes y a las diputaciones de la Región que desbrocen los entornos urbanos, solares no construidos y terrenos periurbanos que se hallan en estado de abandono para evitar o reducir la presencia de los parásitos.

El Ayuntamiento de Salamanca aborda estas tareas de manera rutinaria, trabajos que inició a principios de mayo y que se extenderán hasta septiembre. Hasta la fecha se han desbrozado más de 56.000 metros cuadrados, dando prioridad a las zonas más próximas a los núcleos de población, a las residencias de mayores, a los colegios, a las guarderías y a los parques infantiles. Ante el previsible incremento de la vegetación, desde el lunes el equipo que realiza estas tareas se reforzará con tres operarios, además de intensificar la vigilancia de las parcelas para segundas pasadas donde sea necesario. Al tiempo que se desbroza, también se realizan tratamientos fitosanitarios para evitar plagas de este tipo con productos ecológicos.

Pero desbrozar la hierba destruyendo el hábitat de las garrapatas no es suficiente para el catedrático de Microbiología en Universidad de Salamanca. El experto tiene muy claro qué tendría que hacer el Ayuntamiento de la capital para reforzar la medida preventiva del desbroce. En primer lugar apuesta por establecer un mapa de riesgo de presencia de garrapatas por zonas, «no solo se trata de ver dónde se encuentran, sino de detectar las que son portadoras de posibles patógenos severos», explica. También apuesta por colocar paneles informativos para que el ciudadano sepa qué son las garrapatas y qué medidas preventivas pueden adoptar para evitarlas. En tercer lugar insta a que se ejecute un control de poblaciones de mamíferos que puedan estar en el ámbito urbano, como jabalíes, colonias de gatos o roedores como los topillos, ya que son los que trasladan a las garrapatas de unas localizaciones a otras.

«Son medidas interesantes para tener una visión global de lo que tenemos», subraya, dando importancia al muestreo para localizar los «puntos calientes» como la ribera del río, los corredores verdes o las zonas recreativas recuperadas en los últimos años. Rivas recuerda la necesidad de tener presente el concepto «one health» que tiene en cuenta la salud humana, la salud animal y el medio ambiente. «Está todo relacionado y no podemos dejar una pata sin otra», insta el catedrático.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios