03 febrero 2023
  • Hola

Más de mil personas sordas han vuelto a oír gracias al Hospital

Los dispositivos cocleares transforman los sonidos en una señal eléctrica y permiten que el paciente escuche

04 oct 2022 / 22:08 H.

El Hospital de Salamanca está devolviendo la audición con implantes cocleares a cerca de medio centenar de personas cada año. De hecho, Salamanca fue el primer centro autorizado en España para este tipo de intervenciones en la sanidad pública. Desde aquel 1990 ya ha implantado a más de 1.300 pacientes con edades entre 6 meses y 97 años y el tipo de dispositivos también ha evolucionado notablemente durante las últimas décadas.

Los implantes cocleares son unos dispositivos que se ‘instalan’ con una cirugía en la cabeza de aquellos pacientes con los que no es posible recurrir a un audífono. La parte externa del aparato recoge los sonidos como si fuera una antena y los transmite a la parte interna. Esa zona del dispositivo que está dentro del cráneo se encarga de analizar esos sonidos transformarlos en una señal eléctrica que estimula el nervio auditivo y permite que el paciente escuche.

El otorrinolaringólogo y especialista en implantes cocleares, Santiago Santa Cruz, considera que “Salamanca podría implantar mucho más de 50 dispositivos al año si este tipo de procedimientos se concentraran en las unidades que tienen más experiencia”. “En lugar de eso, las comunidades han ido abriendo distintas unidades, se ha dispersado y eso a veces se traduce en una calidad mucho más baja”, apunta.

Santa Cruz indica que el implante “es solo un eslabón de la cadena”, pero recuerda que antes y después de la cirugía hay un proceso mucho más importante: “Lo más importante no es el producto, sino contar con una unidad de atención al paciente sordo. Tener un buen equipo de diagnóstico, el screening, saber qué patología tiene, en qué momento conviene operarlo, determinar si es un paciente susceptible de usar audífono o no, decidir si necesitará una rehabilitación, hacer un buen seguimiento... Son muchos eslabones en una atención de calidad, y con que uno solo falle todo lo demás irá mal”.

Los otorrinos afirman que “aquellos centros que solo ponen el énfasis en la cirugía van a terminar dando un servicio de pobre calidad”. El paciente entra sordo en quirófano y sale oyendo nada más activar el aparato. En las semanas posteriores hay que realizar un entrenamiento progresivo porque el volumen inicial es muy alto y debe ser ajustado. De ahí la importancia de una unidad con experiencia que vigile otros aspectos más allá que el proceso quirúrgico.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png