Borrar
Exterior del edificio de Abioinnova, ya acabado y a la espera del equipamiento. ALMEIDA
Impresoras de células vivas y órganos «in vitro» para cimentar el desarrollo biotecnológico

Impresoras de células vivas y órganos «in vitro» para cimentar el desarrollo biotecnológico

La incubadora Abioinnova contratará por 1,6 millones la tecnología puntera a nivel regional y nacional para lanzar a empresas del sector

Belén Hernández

Salamanca

Domingo, 28 de abril 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La ciudad dará un notable avance en innovación, una de las patas sobre las que se pretende impulsar el nuevo desarrollo económico para la capital y para la provincia.

El Ayuntamiento licitará en breve el equipamiento de la bioincubadora Abioinnova que colocará a Salamanca en la punta de lanza de la biotecnología, para desarrollar e impulsar empresas de este sector y crear un tejido productivo de referencia a nivel nacional y regional.

Todo esto va a pasar del papel a la realidad a través de dos lotes de contratación que suman 1,8 millones de euros, el más importante dotado con 1,6 millones.

Tecnologías tan específicas como una bioimpresora 3D que permite imprimir células humanas vivas; una impresora 3D de polímerospara generar organoides destinados a la investigación, tales como hígados o riñones; así como una tercera impresora 3D de tecnología SLM que fabrica estructuras de gran complejidad de forma rápida como prótesis, electrodos, agujas o herramientas utilizadas en cirugías especiales y personalizadas.

No es ciencia ficción, es tecnología de última generación que va a diferenciar a Salamanca del resto de la Castilla y León e incluso de España.

Una dotación que permitirá generar un entorno idóneo para la creación, el desarrollo y el lanzamiento de empresas de este ámbito que creen riqueza y empleo en la provincia.

La selección del equipamiento tecnológico se ha culminado tras un intenso trabajo por parte de los técnicos de Promoción Económica del Ayuntamiento, que desde hace meses han contactado con especialistas salmantinos en el ámbito sanitario, de investigación y de nuevas tecnologías para seleccionar muy bien el catálogo de dispositivos con dos premisas: que sean muy exclusivos en nuestro entorno para evitar duplicidades de dotación, tanto en el ámbito privado como en el público, y que complementen a los recursos que ya existen.

Sin duda la estrella de la nueva infraestructura, que se ubica en la zona de La Platina, será el laboratorio de fabricación biosanitaria (BioFabLab) de bioimpresión en el que se podrán fabricar materiales sanitarios compatibles con el cuerpo humano para practicar una medicina personalizada o a la carta.

Quizás la más llamativa es la bioimpresora 3D de fotopolimerización para múltiples materiales cuya función es imprimir tejidos con células en vez de utilizar tinta u otros materiales que no sean compatibles con el cuerpo humano.

«Tiene la misma tecnología que una impresora 3D pero imprime células humanas. Loreal utiliza mucho esta herramienta para generar modelos in vitro con los que probar sus cremas», apunta Andrés Sanz, profesor doctor de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Béjar, que ha ejercido como asesor en este proyecto.

También recomendó la impresora 3D de tecnología SLM de titanio de la que solo existe una en Castilla y León, en concreto aplicada al desarrollo biosanitario, una máquina muy polivalente que puede ser útil para cualquier tipo de empresa, desde las que crean prótesis, a las que ofrecen electrodos o agujas sanitarias, por ejemplo.

La última estrella en la constelación del laboratorio de Bioimpresión es la impresora 3D de polímeros (compuesto químico natural o sintético) que genera organoides, una estructura tridimensional similar a un órgano diminuto creada en el laboratorio a partir del cultivo de las células tumorales o células madre humanas que pueden ser de órganos y que abren un campo enorme en el ámbito de la investigación como, por ejemplo, la aplicación de fármacos.

Esta tecnología requiere de entornos muy protegidos con un nivel de seguridad muy elevado, por lo que requiere recursos de gran especialización que se adquirirán por valor de 33.012 euros.

Abioinnova también contará con una sala de cultivos para multiplicar células, para analizar su reacción ante determinados supuestos como medicamentos e incluso para comprobar la compatibilidad con otras células, en función de la investigación o el trabajo que se lleve a cabo.

Selección «muy exigente» de proyectos

En este momento son 10 los candidatos a ocupar de forma presencial o como usuarios externos las instalaciones y el equipamiento de Abioinnova.

Para asentarse, los postulantes deben superar el filtro del comité de científicos formado por especialistas en la materia de la Junta, del Ayuntamiento de Salamanca y de la Universidad, una criba que será «muy exigente» para aceptar solo los proyectos que tengan viabilidad en el futuro y posibilidades de éxito, según avanza el concejal de Promoción Económica, Pedro Martínez Córdoba.

Tras recorrer varias ferias nacionales del sector, el edil ha constatado la expectación que despierta la bioincubadora salmantina que ofrece de forma gratuita la posibilidad de utilizar unas instalaciones y un equipamiento de primer nivel sin coste alguno, dado que se trata de una iniciativa financiada por la Fundación Incyde de Cámara España, liderada por el Ayuntamiento de Salamanca en colaboración con la Junta de Castilla y León.

En Galicia existe un proyecto similar al salmantino, «pero allí se cobra alquiler a las empresas», detalla el concejal.

«En este momento nos encontramos en la fase de formalización de las solicitudes, en la que se han acumulado una decena de proyectos», explica.

Cuando se termine esta fase, se seguirán buscando más candidatos porque la selección no acabará. Tras la primera criba se abrirá una convocatoria para que en cualquier momento se sumen empresas o spin off salmantinas. «Lo ideal es que no se cubran los 20 puestos porque si las instalaciones están al 100% no habría hueco para nuevas iniciativas», explica el edil.

«Llenar por llenar no tiene mucho sentido», abunda sobre la necesidad de aplicar una selección muy estricta. También recuerda que la labor de Abioinnova no solo es ofrecer infraestructura y equipamiento, sino brindar un servicio de acompañamiento a medio y largo plazo.

«Según los expertos, en el mundo de la biotecnología los resultados se ven a cinco o diez años vista», advierte. En cuanto a los candidatos destaca: «Hay calidad, a ver si seguimos el ejemplo de Neurofix».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios