Borrar
Tatiana Costas Rodríguez, José María Bastida Bermejo, María José Doyague Sánchez, María Cabrero Segurado, José Ramón González Porras, Genoveva Corral de la Cruz y Lourdes Hernández Hernández.
El IBSAL crea un proyecto pionero para poner fin al sangrado menstrual abundante

El IBSAL crea un proyecto pionero para poner fin al sangrado menstrual abundante

Hasta el 30% de estos casos puede deberse a un trastorno hematológico. Si se identifica la causa, el Hospital tiene tratamientos específicos para cada enfermedad. Hematología y Ginecología diseñan un plan pionero -a ese nivel- en la sanidad española

Javier Hernández

Salamanca

Viernes, 23 de febrero 2024, 09:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El IBSAL ha puesto en marcha un proyecto pionero para intentar dar solución a las miles de mujeres que padecen el problema del sangrado menstrual abundante y que ni siquiera saben que se debe a una enfermedad hematológica.

Este trabajo está liderado por el hematólogo José Ramón González Porras y la ginecóloga Tatiana Costas, pero implica a ambos servicios hospitalarios.

La evidencia indica que la prevalencia de este problema es mucho más frecuente de lo que se cree -20% y el 46% de las mujeres-, pero que suele ocultarse por pudor.

Las mujeres que lo sufren tienden a creer que se trata de un problema hereditario «sin importancia», pero además de que entraña un riesgo de anemia, también está comprobado que este abundante sangrado genera un deterioro de la calidad de vida desde el punto de vista psicológico, social, laboral y sexual.

Lo que el IBSAL se ha propuesto es, primero, concienciar a las pacientes de que no normalicen este problema, sino que se lo hagan saber a su médico de familia o pediatra -muchos casos son adolescentes- para que sean derivadas a Ginecología.

«Hemos identificado unos signos de alarma y unos marcadores que los ginecólogos podrán utilizar en las exploraciones para decidir si tienen que contactar con Hematología», explica el doctor José Ramón Porras.

La principal utilidad de este proyecto es que cuando se identifica que el problema de estas pacientes es, efectivamente, hemorrágico, «el Hospital dispone de tratamientos específicos para cada una de estas enfermedades», añade el hematólogo, que detalla: «Estos problemas suelen deberse a la falta de una proteína de la coagulación. Si dispones del tratamiento específico para esa enfermedad, la puedes controlar y regularizar en dos ciclos menstruales. Es muy rápido y las pacientes lo notan enseguida».

Se estima que entre un 10% y hasta un 30% de las mujeres con sangrado menstrual abundante padecen un trastorno hematológico subyacente, indican desde el IBSAL.

Hasta el momento se han reclutado 73 pacientes, que están siendo sometidas a un completo seguimiento durante un año y con las que ya se comprueba una excelente mejoría en sus analíticas.

La intención de los promotores del estudio es que «todas las mujeres que cumplan con las características señaladas puedan pasar directamente al protocolo» y que se asiente dento del Complejo Asistencial.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios