Borrar
El Hospital de Salamanca supera el 'agujero covid' por el que se colaron bacterias multirresistentes

El Hospital de Salamanca supera el 'agujero covid' por el que se colaron bacterias multirresistentes

La urgencia de la pandemia obligó a levantar ciertas medidas y eso disparó la tasa de infecciones nosocomiales. El grupo PROA ya ha controlado una amenaza que genera millones de muertes

Javier Hernández

Salamanca

Lunes, 20 de mayo 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Hospital de Salamanca ha superado el 'agujero' de seguridad que se abrió durante la pandemia del coronavirus y por el que se colaron las temidas bacterias multirresistentes en los centros sanitarios de todo el planeta.

De hecho, Salamanca presume actualmente de una de las tasas de infecciones nosocomiales (las que un paciente contrae dentro del propio hospital) por bacterias multirresistentes más bajas del país gracias a un exhaustivo trabajo durante años.

«Durante la covid, la avalancha de pacientes fue tan grande que hubo que relajar algunas medidas que teníamos bien implementadas. La atención a esos pacientes era urgente y lo prioritario era sacarlo adelante, por lo que no daba tiempo a tomar todas las medidas de seguridad», explica el responsable de la Unidad de Enfermedades Infecciosas, Guillermo Hernández.

Entre todas esas medidas de precaución, las más efectivas -resumen- son «el uso de guantes y la higiene de manos».

Los informes elaborados con posterioridad a 2020 reflejan que «todos los datos de infecciones en UCIs, infecciones nosocomiales y presencia de bacterias multirresistentes aumentaron justo después de la pandemia», pero los especialistas salmantinos añaden: «Después de tres o cuatro años nos recuperamos, las cifras vuelven otra vez a descender y ahora mismo estaríamos con cifras muy buenas dentro de la media nacional», apunta la microbióloga María Inmaculada García.

Las bacterias que 'aprenden' a derrotar a los antibióticos están consideradas como una de las mayores amenazas para la salud mundial. No en vano, se estima que en el año 2050 causarán en torno a los 10 millones de muertes anuales y superarán al cáncer o a los accidentes de tráfico como responsables de fallecimientos.

¿Qué las hace tan peligrosas? «Las infecciones que te pueden producir estas bacterias no son más graves que las de una bacteria normal. El problema es que no la puedes curar porque no le hacen efecto los antibióticos», aclaran.

Para mantener a raya esta amenaza, el Hospital de Salamanca cuenta -como todos-con un grupo PROA (Programa de Optimización del uso de los Antibióticos) que se fundamentan en la máxima de que es mejor prevenir que curar. Dicho de otro modo, que en lugar de confiar en que las farmacéuticas fabriquen nuevos antibióticos que sí sean eficaces ante estas bacterias, es preferible evitar que estos microorganismos se hagan resistentes.

La internista María Sánchez Ledesma -coordinadora en Salamanca del programa de optimización del uso de antibióticos- recuerda que «según el último informe de infecciones nosocomiales en España, el 56% de los pacientes ingresados en Salamanca están bajo tratamiento antibiótico».

Sánchez Ledesma enumera las tres prioridades del grupo frente a este tipo de pacientes. «Lo primero es, en función de los resultados de los cultivos, vigilar que los tratamientos antibióticos que les estamos administrando son los adecuados según el microorganismo y el antibiograma. En segundo lugar, valorar si podríamos hacer una desescalada secuencial, sobre todo a vía oral». Es decir, darle una menor dosis. Por último, «no olvidar valorar todos los días la duración del tratamiento antibiótico. No dejarlo ni un día más de lo necesario», finaliza.

La coordinación entre los diferentes servicios del Hospital es clave. Cuando un paciente llega a Urgencias con una infección, se le solicita un cultivo para ver qué tipo de microorganismo es el causante de la infección, y hasta que se obtengan los resultados (24-48 horas) se le administra un tratamiento empírico. «Cuando Microbiología tiene ya los resultados y confirma que hay una bacteria multirresistente, envía una alerta automáticamente a Medicina Preventiva y al resto de servicios implicados», explica el jefe de Microbiología, Juan Luis Muñoz Bellido.

A partir de ese momento, Preventiva indica medidas de aislamiento -aislamiento de contacto del paciente- para evitar que se generen brotes dentro del hospital y se transmita a otros pacientes. «Le hacemos un seguimiento hasta que el paciente se descoloniza. Hasta que no sea así, no se levantan las medidas de aislamiento», afirma Ana Haro.

A tener en cuenta

La peor pesadilla: las bacterias panarresistentes. Existe un tipo de bacteria que es indestructible. Se llaman panarresistentes porque son inmunes a todo. Por su parte, la multirresistentes tienen una resistencia extendida a muchos productos, pero casi siempre queda un antibiótico de última generación que aún es efectivo.

Clave: los virus no se tratan con antibióticos. Una persona se puede infectar con una bacteria multirresistente, pero también puede pasar que sea una bacteria 'normal' y se vuelva resistente dentro del sujeto. Una clave para evitar estas transformaciones es recordar que los antibióticos son para tratar bacterias, pero no virus.

La importancia del concepto one health. La responsable del programa PROA regional -Amparo López Bernús- recuerda que «todo lo que se haga aquí, repercute a nivel mundial y por eso se denomina 'una sola salud'. Bernús explica cómo afecta el tratamiento antibiótico que se usa en granjas sobre animales que luego comemos, o como un mal control en India termina repercutiendo en España.

Sin receta, no hay antibiótico. Uno de los pasos más determinantes en la lucha contra las resistencias es que en Castilla y León hace años que no se puede comprar ningún antibiótico si no es con receta médica. «También es importante la prescripción diferida de antibióticos», que autoriza la venta de un producto solo al cabo de unos días, si el paciente no mejora. «Esto nos diferencia de otras comunidades y funciona muy bien», apunta López Bernús.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios