Borrar
Entrevista a refugiadas ucranianas. CRUZ ROJA
Las 'heridas psicológicas' de los refugiados ucranianos: «Era imposible imaginar una guerra de dos años»

Las 'heridas psicológicas' de los refugiados ucranianos: «Era imposible imaginar una guerra de dos años»

La organización mantiene un apoyo constante a 19 personas refugiadas de Ucrania

Ángel Benito

Salamanca

Miércoles, 21 de febrero 2024, 13:27

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Bajo el lema «Por la paz interior: la salud mental, el otro conflicto de las personas ucranianas», Cruz Roja ha lanzado una campaña para sensibilizar sobre las profundas heridas psicológicas que afectan a quienes han vivido la crisis en Ucrania. La organización está comprometida desde el comienzo de la crisis con la atención psicológica integral y destaca la importancia de la reconstrucción emocional en el proceso de recuperación.

Dentro del servicio de atención psicológica, Cruz Roja ofrece atención individual, grupal y familiar, complementada con diversos talleres que abarcan temas fundamentales como habilidades sociales, parentalidad positiva, salud sexual, educación emocional, duelo migratorio, empoderamiento y gestión de conflictos. Además, se realizan actividades específicas para niños y niñas en espacios seguros, permitiéndoles expresarse y construir redes de apoyo. De esta forma Cruz Roja busca mitigar el impacto del conflicto en la salud mental, brindando a las personas afectadas las herramientas necesarias para recuperar la paz interior y reconstruir sus vidas.

Los testimonios de la guerra

«Era imposible imaginar que en pleno siglo XXI podía haber una guerra que ya dura dos años», reconoce Alona Kostyrenko, de 29 años, que tuvo que dejar atrás su vida en la ciudad de Jersón en un periplo por Europa que acabó en Salamanca y donde desde hace más de un año y medio recibe el apoyo de Cruz Roja. Es una de las alumnas ucranianas más aventajadas de las clases de castellano que imparte la organización en su centro de formación ubicado en el barrio Pizarrales y cursa el nivel B2 junto a otras compatriotas como Tamara Krasovska y Maryna Yasalova. «El primer mes fue muy duro. No importaba la ciudad donde estuvieses o la cultura. Todos estábamos sufriendo cada día», confiesa Maryna, médica otorrina de profesión. «Durante los primeros 8 meses yo pensaba que podría volver a Ucrania, y tardé 8 meses en darme cuenta de que no sería así. Yo antes pensaba en mi futuro, pero ahora, ¿qué tengo? Perdí todo. Por eso ahora no quiero pensar en el futuro», agrega Tamara, profesora en Kiev que huyó del país para proteger a su hija. Las tres mujeres avanzan en el aprendizaje del castellano y en cursos formativos para mejorar su empleabilidad con ayuda de Cruz Roja en Salamanca.

Cruz Roja ha desplegado en este tiempo respuestas inmediatas para atender a las personas afectadas, integradas en el sistema de acogida de protección internacional. En España Cruz Roja ha atendido hasta diciembre 2023 a 135.416 personas.

En Salamanca, de las 32 familias (66 personas) que llegaron en abril y mayo de 2022 y que fueron atendidas por Cruz Roja en el recurso de emergencia habilitado en una residencia se ha pasado a las 9 familias (19 personas) de nacionalidad ucraniana que se mantienen en la actualidad al amparo del Programa de Acogida estatal, que residen en viviendas independientes, y que reciben diversos apoyos para la cobertura total o parcial de sus necesidades básicas, además de atención y acompañamiento por parte de Cruz Roja en aspectos social, sanitario, psicológico, educativo, laboral y jurídico. En estos casi dos años, se han dado casos de familias que regresaron a Ucrania, otras que se reagruparon con familiares en otro país, otras que reiniciaron sus vidas en otro continente y las que decidieron quedarse en Salamanca. De ellas algunas ya viven de forma autónoma con empleo estable y fuera del sistema de acogida estatal.

El acompañamiento de Cruz Roja es constante hasta que las personas afectadas logran alcanzar la autonomía plena y para favorecer su integración social en la ciudad. En Salamanca la organización sigue trabajando con 13 adultos de nacionalidad ucraniana en edad laboral para que mejoren su empleabilidad con sesiones de orientación individual y grupal, homologación de títulos y con formación en distintos ámbitos. El avance en el idioma sigue siendo clave para la integración social y la inserción laboral, por ello las familias ucranianas siguen asistiendo a clases de castellano y superando niveles. En la actualidad 2 personas estudian nivel A1 (enseñanza básica de castellano), otras 3 en A2 (refuerzo de castellano); mientras que 3 ya han pasado a B1 (consolidación de castellano) y son 5 las que estudian el B2 de castellano avanzado. Por otra parte, los cinco menores de edad que atiende Cruz Roja se encuentran escolarizados y progresan adecuadamente en los distintos niveles educativos.

Apoyo internacional

Dos años después de que se intensificara el conflicto armado internacional entre Rusia y Ucrania, el costo humano es insuperable y no se vislumbra un final. Muchos no sólo han perdido a sus seres queridos, sus hogares, sus medios de vida y sus ahorros, sino que millones de personas ucranianas están luchando contra una deuda económica cada vez mayor. A finales de enero de 2024, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), en colaboración con las sociedades nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en Ucrania, Rusia y otros lugares, había ayudado a 8.000 familias a recibir información sobre la suerte o el paradero de sus seres queridos desaparecidos o prisioneros de guerra. En los últimos dos años, el CICR ha recibido más de 115.000 llamadas telefónicas, solicitudes en línea, cartas o visitas en persona de familias de Rusia y Ucrania que buscaban a sus familiares desaparecidos.

Aunque algunas personas han podido empezar de nuevo, otras ven que sus necesidades sólo aumentan en un momento en que los programas humanitarios y gubernamentales se están reduciendo o terminando por completo. Incluso el llamamiento de emergencia de la Federación Internacional sólo ha recibido el 62 por ciento de la financiación solicitada, lo que deja un déficit importante de recursos para abordar las necesidades cada vez más graves de la población afectada en la actualidad.

Una encuesta encargada por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) desvela que más del 50% de las personas afectadas todavía tienen necesidades urgentes insatisfechas, como asistencia médica, alojamiento y empleo, y el costo psicosocial y de salud mental está aumentando.

En este contexto, el apoyo internacional a la crisis de Ucrania está disminuyendo con un grave riesgo para todas las personas que necesitan asistencia y en especial, para colectivos en situación de alta vulnerabilidad como son las personas mayores o con algún tipo de discapacidad. Por tanto, es muy importante que se mantenga el apoyo a todas las personas afectadas por la crisis tanto fuera como dentro de Ucrania tanto para abordar las necesidades humanitarias inmediatas como para responder al compromiso de recuperación a largo plazo.

En el ámbito Internacional, Cruz Roja Española sigue apoyando a la Cruz Roja Ucraniana y a la Cruz Roja Polaca en la integración socio laboral de personas desplazadas y refugiadas; por otro lado, trabaja para fortalecer las capacidades de ambas sociedades nacionales en términos de gestión del voluntariado y equipos de respuesta de emergencia. A través de la red de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de la Federación Internacional ha permitido una respuesta verdaderamente global, garantizando que 18 millones de personas reciban apoyo en 58 países.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios