26 febrero 2021
  • Hola

“Hay 30 pacientes en una UCI para 12. No hay que mandar un mensaje erróneo”

Víctor Sagredo, responsable de la UCI del Hospital de Salamanca asegura que “estamos en una muy mala situación”

Víctor Sagredo, el responsable de la UCI del Hospital de Salamanca, hace un alto en su larga jornada laboral porque le interesa que la sociedad sepa que la COVID no es ninguna broma. “Estamos mal, muy mal”, asegura sin paños calientes. Y repite una y otra vez que, aunque se hayan hecho muchas cosas, depende de nosotros no quitarnos la mascarilla, mantener la distancia social y extremar la higiene de manos.

-¿Cómo está en estos momentos la UCI, que es el parámetro que marca la gravedad de la situación?

-Les doy datos objetivos. Nuestra unidad tiene 16 camas: 12 de polivalente y 4 de cardiaca, más las del Virgen Vega que ahora mismo están todavía en zona libre de COVID. En esas 16 camas tenemos ahora mismo 30 ingresados. Hemos metido ya 14 enfermos en la Reanimación postquirúrgica y estamos pensando en la próxima ampliación, porque en la REA nos quedan cuatro camas y podríamos llegar a un máximo de 34. Lo siguiente sería crecer a la nueva UCI que se creó con nueve camas en la antigua zona de Nefrología. Una pequeña obra que se hizo en contra de los criterios de Sacyl, que no querían que la hiciéramos, aunque ahí tuvimos un apoyo absoluto de la dirección del Hospital. Con muy poquita inversión hemos logrado abrir nueve camas más que ahora usamos como zona limpia. A diferencia de marzo y abril, cuando solo había COVID, en el Clínico atendemos ahora a muchos otros enfermos graves no COVID que siguen llegando. Probablemente dentro de poco esa zona se convierta también en zona COVID porque estamos a punto de colapsar.

-¿Se podría usar alguna parte del nuevo hospital donde ya se instalaron respiradores?

-Estamos en ello. Pero hay inconvenientes porque ahora mismo hay problemas de licencias. Creo que de aperturas, de establecimiento sanitario, de plan de autoprotección, prevención de incendios... Tampoco hay un acceso ahora mismo. Esas cosas llevan un tiempo.

-¿Si mañana hubiera que entrar porque hace falta, se podría?

-¿Mañana? No. Se ha hecho un túnel de acceso desde el viejo Hospital y eso nos permitiría entrar con enfermos, pero es un acceso a un edificio que no está en situación legal. Seguramente no pasaría nada, pero imagina que vamos con 30 enfermos y se incendia. ¿Quién ha dado autorización para entrar ahí sin esas licencias? Probablemente, si hiciera falta ocuparlo, los enfermos no se van a quedar en la calle. Eso está claro e imagino que se tomarían las medidas adecuadas para que esos permisos estuvieran aunque fueran de forma provisional en una situación de estado de alarma, pero realmente mañana no podríamos ir.

-Y con el ritmo que llevamos, ¿cree que acabaremos utilizando ese nuevo Hospital en esta ola?

-Es probable. Las noticias que tengo es que se ha reunido la dirección del Hospital con la empresa que se encarga del traslado, pero hablamos de meses. Ahora mismo la zona de REA y UCI tiene montados los cabeceros y la alta tecnología. Los respiradores se trasladarían desde el viejo, como los monitores. Hay telefonía, redes, datos... Pero no hay camas, aunque eso es problema menor. Hay tomas de agua, pero no están puestos los lavabos y de hoy a mañana eso no se puede hacer.

-Y esos 39 puestos UCI del nuevo Hospital, ¿quién los atendería?

-Pues ese es el gran problema de esta segunda ola: los recursos de personal. La anterior vez estábamos mal de recursos materiales, pero todo el personal se dedicaba a COVID y ahora se está intentando mantener la asistencia no COVID. Todo lo que se retrae de ahí hace que se disminuya la atención al paciente limpio. Las listas de espera son más largas, el paciente oncológico tiene que esperar... No olvidemos que suspender la actividad quirúrgica es un auténtico drama para muchas personas. El que espera a que le operen de un cáncer de mama le da un poco igual el COVID.

-Pero, ¿no hay médicos para contratar o Sacyl no hace contratos atractivos?

-Puede que sea un poco las dos cosas. Yo he lanzado varias ofertas de trabajo en mi unidad y se ha hecho en todas las unidades de la Comunidad y ha habido cero contestaciones. No hay gente ahora disponible. Todo el mundo tiene contratos en otros hospitales, en otras comunidades... Y con la Enfermería pasa lo mismo: las bolsas de empleo están a cero. Quizás la política de contratación del Sacyl hizo que muchas de las enfermeras y los intensivistas que terminaron se hayan marchado a otros sitios porque no se les ofrecieron contratos más atractivos, pero ahora mismo la situación real es que no hay nadie a quien contratar. Es uno de los grandes problemas de esta segunda ola. Estamos a punto de colapsar por falta de personal.

-¿Está a favor de contratar médicos sin la especialidad o con título sin homologar en una situación crítica como la actual?

-Son cosas diferentes porque los extracomunitarios formados, aunque no tengan el título homologado, creo que son personal totalmente cualificado. Pero no podemos tirar por la borda todo lo que ha sido el sistema de formación sanitaria en este país y no podemos admitir que cualquier especialista pueda venir a una UCI a llevar a pacientes críticos, o a una planta de Medicina Interna. Puede colaborar, pero no puede ser responsable principal. En una situación crítica todos somos médicos y podemos aportar nuestro granito de arena, pero me parece que tendríamos que estar en una situación de la más absoluta calamidad para llegar a aplicar medidas como esa. Ya está pasando que un alergólogo, por ejemplo, trabaje en zona COVID, pero están colaborando bajo la coordinación de especialistas con experiencia en estos pacientes.

-El responsable UCI del Hospital de Móstoles dice que ahora ingresan más jóvenes y que son los que evolucionan peor.

-Ha bajado claramente la edad media de los pacientes respecto a la primera ola. El perfil ahora son gente entre los 40-60 años, aunque hay algunos más mayores, y el más joven que hemos tenido contaba con 35 años. Sus factores de riesgo son poco significativos. Generalmente son obesos, hipertensos y pocas cosas más. Probablemente lo que sí tienen es mucha carga viral y eso hace que la enfermedad sea más grave en ellos.

-Los pacientes que mueren en el Hospital no son los de la UCI.

-Estamos teniendo menos mortalidad. Creo que en lo que va de segunda ola han fallecido cuatro nada más. Es verdad que ingresan pacientes más jóvenes y tienen más reserva funcional, pero también es verdad que los tratamos de otra manera. Creo que somos más conscientes de lo que hay que hacer. Al principio nos pilló a todos desprevenidos y hacíamos cosas que se comentaban con muy poco rigor científico. Decían unos que algo funcionaba bien y allí íbamos todos. Luego vimos que la mayoría de esas cosas no servían para nada. Ahora somos más sensatos y aplicamos más la medicina que sabemos hacer, la medicina intensiva para el mantenimiento de pacientes. Utilizamos solamente fármacos de eficacia contrastada, aunque seguimos avanzando en ensayos clínicos. Generalmente los que han fallecido han sido los más mayores con más patología y que suelen estar en planta.

-¿Qué ha vuelto a fallar para que estemos otra vez así?

-Creo que ha habido falta de previsión. En verano nos relajamos pensando que esto estaba solucionado y a finales de agosto ya estábamos ingresando pacientes otra vez. Nos ha vuelto a pillar sin estar con planes claros y haber previsto que íbamos a necesitar más personal y más camas. Nos ha llegado antes de lo esperado, pero también es verdad que hemos perdido el tiempo durante casi todo el verano sin adelantarnos a los acontecimientos. Se podría haber empezado a hacer cosas. Decimos ahora que no hay enfermeras formadas, pero hemos tenido todo el verano para formarlas. Ya sabíamos que esto iba a pasar y no hemos empezado a formarlas. No tenemos enfermeras en la UCI y las que vienen no tienen ninguna formación y podíamos haberlas formado. ¿Por qué no? ¿Por qué mi residente se marchó a Madrid al terminar la residencia?, porque le ofrecieron un contrato mejor que el que yo le podía ofrecer. La política de contratación ha hecho que se nos haya ido gente y luego ha habido falta de previsión para saber que nos iba a faltar personal. Cuando dice la Junta que si esto sigue así colapsaremos el 15 de noviembre es totalmente cierto, porque ahora mismo somos de los que más enfermos tenemos ingresados, pero Valladolid está igual, Palencia tiene una situación calamitosa, León está muy mal... La sanidad de la Comunidad colapsa.

-¿Por qué Salamanca sigue siendo de las provincias con mayor incidencia?

-No sé por qué. En la primera fuimos de los peores y ahora vuelve a ser igual. Somos los que más críticos tenemos junto al Clínico de Valladolid, pero no sé por qué. No puedo echar la culpa a los universitarios.

-¿Se han hecho pocos test?

-Se han hecho pocos porque teníamos una capacidad limitada y no llegábamos con los problemas en el robot. Creo que también tendríamos que ser capaces de convencer a la gente del autoconfinamiento y el ‘autorastreo’. Si te dicen que eres positivo no creo que debas esperar a que te llame un rastreador. Tiene que salir de nosotros el llamar a la gente con la que hemos estado para decirles que somos positivos.

-¿Cómo convencer a la población de esa responsabilidad?

-Pues igual que el ‘autorastreo’ digo el autoconfinamiento. No hemos sido capaces de transmitir la gravedad de lo que estamos viviendo porque la gente llegaba al Hospital diciendo que esto ya no era tan grave y que ya no se intubaba a los enfermos. Claro que se intuban, claro que mueren y claro que siguen ingresado unos 20 o 25 todos los días. Los números no fallan porque un 10-15% de esos que ingresan terminan pasando a la UCI. Es decir, si ingresan 20 en el Hospital todos los días, 2 van a terminar en la UCI.

-¿Puede funcionar el toque de queda o estamos abocados al confinamiento?

-Creo que nos acabarán confinando. A lo mejor deberíamos tomar medidas no del todo o nada: confinamientos de fines de semana, que es cuando realmente nos juntamos con la familia y los amigos. Probablemente es más sensato lo que hace Madrid de confinar durante los puentes, porque no sé si la economía de este país permite pararlo todo de nuevo. Más importante que el toque de queda es la concienciación social. Si a lo mejor sí puedes tomarte una cerveza, pero no te quites la mascarilla, no te acerques a la gente. Con la mascarilla y la solución hidroalcohólica se podría parar esto si todos tuviéramos un grado de conciencia de la gravedad de la situación y lo que le puedes hacer a tus seres queridos. Eres joven y piensas que no te va a pasar nada, pero tienes padres, tíos... esos acabarán en la UCI. También ha muerto gente joven.

-¿Qué decisiones políticas echa de menos? ¿Qué les pediría si le preguntaran?

-Primero, tendrían que haber sido capaces de adelantarse a esto. Tienen que ser más agresivos en las medidas: confinamiento aunque sea parcial, un toque de queda tomado mucho antes y no al borde del colapso y también, aunque sé que es duro, era el momento de hacer un paréntesis y parar las cirugías ordinarias, salvo las urgentes para ver si en 15 días podemos analizar cómo está la situación y qué se puede reiniciar, pero estamos forzando a seguir, seguir y así nos vamos a colapsar. Yo dejaría cirugías urgentes, Oncología, urgencias vitales y me quedaría ahí una temporada para ver si somos capaces de contenerlo porque realmente vamos a llegar al colapso total si no lo hacemos.

-Cuando decimos que Salamanca podría llegar a casi 120 camas de UCI extendida...

-Si cuentas que en la REA del Virgen de la Vega puedes meter a pacientes críticos, pues sí, pero no hay respiradores o no hay enfermeras. ¿Quién va a atenderles? A veces transmitimos a la población que no estamos tan mal porque tenemos un 35% de ocupación de la UCI, pero en realidad tenemos un 150% de ocupación. Tenemos a 30 enfermos en una UCI de 12. En el clínico hay 30 enfermos COVID y la UCI tiene una capacidad de 12. Luego vamos creciendo. Claro, puedes meter enfermos en quirófanos, en Endoscopias... pero ¿en qué condiciones? ¿Les ventilamos otra vez con respiradores malos como en la primera ola cuando tuvimos a 55? Es preferible no hacerlo. Ahora de material no estamos mal porque ha llegado el del hospital nuevo y nos ha permitido utilizarlo. Estamos bastante aceptables de respiradores y monitores porque la Junta hizo una compra de material, pero el problema fundamental es el personal.

-¿Un problema de toda Europa?

-Sí, porque no hay. Estamos buscando médicos extracomunitarios, pero probablemente no los haya. Bélgica está fatal pensando en enviar enfermos a otros países, Francia se confina... Alemania está peor de lo que estuvo en la primera ola. Los italianos estaban aceptables y ya vuelven al pleno ascenso.

-Illa quiere bajar al 5% la ocupación UCI y normalizar la Navidad. ¿Es posible?

-Eso es inviable ahora mismo.

-Asturias era de las que mejor estaba, ¿puede ser por el número de pruebas hechas?

-Acaban de confinar perimetralmente Gijón, Oviedo y Avilés. Es posible que sea por las pruebas porque es la forma de hacerlo: más pruebas, más rastreo y más concienciación. Lo repito, que seamos capaces de aislarnos nosotros. No podemos mandar un mensaje erróneo. Estamos en muy mala situación. Muy mala.

Ver Comentarios
Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png