Borrar
Los ministros de Asuntos Exteriores de Portugal y España, Paulo Rangel y José Manuel Albares. E.P.
Los Gobiernos de España y Portugal relegan el AVE entre Salamanca y Oporto

Los Gobiernos de España y Portugal relegan el AVE entre Salamanca y Oporto

Albares respalda el plan luso para priorizar las conexiones por alta velocidad entre ambos países por Extremadura y Galicia

Jueves, 16 de mayo 2024, 20:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La esperanza de que a Salamanca llegue algún día el AVE parece desvanecerse cada día más. La principal oportunidad para que la alta velocidad ferroviaria pase por esta provincia es la conexión Madrid-Oporto a la que un reciente informe encargado por la Unión Europea le daba prioridad. Sin embargo, el Gobierno de Pedro Sánchez se ha sumado al nuevo Ejecutivo portugués en un plan para impulsar las comunicaciones entre ambos países que deja a un lado la línea que pasaría por la ciudad del Tormes.

«Para España es prioritario mejorar las infraestructuras que nos comunican con Portugal». Es la afirmación que el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, realizó durante su comparecencia conjunta con su homólogo portugués, Paulo Rangel. Pero lo cierto es que no a todas les da la misma importancia. Después de haberse reunido para definir los asuntos a tratar en la próxima cumbre hispanolusa que se celebrará en el país vecino, el ministro español dejó claro a los medios de comunicación que el Gobierno de España tiene «un especial interés en las líneas de alta velocidad tanto la conexión con Madrid y Lisboa como la conexión con Vigo, y también los puentes sobre el río Sever y el río Guadiana». Pero lo cierto es que esas son solo dos de las cuatro conexiones que la Red Transeuropea de Transporte (RTE-T) establece para los próximos años. Se trata concretamente de las dos líneas de AVE por las que ha apostado el Ejecutivo del nuevo primer ministro luso, Luis Montenegro. Pero esa elección supone relegar a la futura conexión de alta velocidad que pasaría por Salamanca, la conexión entre Madrid y Oporto por Aveiro, para la que ni siquiera hubo una mera mención en la comparecencia de los dos ministros de Asuntos Exteriores el pasado martes.

Albares dejó claro que para España el AVE Madrid-Lisboa que pasaría por Extremadura «es una prioridad, como también lo es la conexión con Vigo». «Tenemos que solventar esa anomalía de que dos capitales europeas no estén aún conectadas por alta velocidad y, desde luego, cuanto antes se pueda solventar esa anomalía mejor», señaló. El ministro español avaló así el nuevo plan de Montenegro. El pasado martes el Consejo de Ministros de Portugal decidió adelantar a 2034 la finalización del enlace ferroviario de alta velocidad entre Lisboa y Madrid, para que sea posible viajar entre ambas capitales en tres horas —la mitad de tiempo que en 2027—, pero también para mejorar las comunicaciones con Galicia, de tal forma que viajar de Lisboa a Oporto no conlleve más de una hora y cuarto y, de Oporto a Vigo, solo 50 minutos. Para ello, el próximo año se espera que entre en funcionamiento la conexión entre Évora y Elvas, actualmente en obras, y también deberá construirse un tercer cruce del Tajo en Lisboa.

Los esfuerzos de Portugal y España se concentrarán así en las conexiones por AVE entre las capitales de ambos países y con Galicia, pero dejan a un lado la nueva línea entre Faro y Huelva, a la que la UE ha dado la menor prioridad, y la conexión Madrid-Oporto a través de Salamanca y Aveiro. La importancia de esta última, no solo para esta provincia, ya la destacó un informe encargado por la Unión Europea el año pasado en el que se insistía en la necesidad de priorizarla como una vía alternativa de conexión entre Madrid-Lisboa distinta a la que pasará por Extremadura. Desde Bruselas se remarca que vías como la de Salamanca a Aveiro por las que no puede circular la alta velocidad «constituyen una barrera». El anterior Gobierno luso licitó ya las obras del tramo Oporto-Aveiro para que esté listo en 2028, un tramo necesario para la conexión de Lisboa tanto con Salamanca como con Vigo, pero, al parecer, el nuevo Ejecutivo de Montenegro, con el respaldo del de Pedro Sánchez, tiene más interés en la línea de alta velocidad con Galicia que le permite llevar el AVE casi de norte a sur de Portugal.

Inversión de 4.561 millones de euros en Galicia

En la línea del acuerdo con Portugal de agilizar la conexión de Galicia con Oporto, el ministro de Transportes, Óscar Puente, anunció ayer la puesta en marcha de un grupo de trabajo para agilizar la inversión de 4.561 millones de euros en el Corredor Atlántico en Galicia hasta 2030. De la inversión prevista en los próximos seis años, 3.059 millones corresponden a actuaciones incluidas por la Unión Europea en la red básica, cuyo horizonte temporal es 2030, y 1.502 millones irían a desarrollos que, aunque forman parte de los compromisos con Europa para 2050 (red global), el Gobierno ha decidido adelantar a 2030 para mejorar la conectividad y la intermodalidad en la región, dando respuesta así a las demandas de agentes sociales.

Toda esta inversión se anuncia mientras en la provincia de Salamanca la obras de electrificación de la línea entre la capital del Tormes y la frontera portuguesa acumulan una retraso de más de tres años. Como informó este periódico, Adif acaba de iniciar el proceso de expropiación de terrenos en diferentes municipios para acometer unas obras que por contrato se iban a concluir en 2020. Esta situación y las declaraciones de Albares evidencian que el interés del Gobierno de España por mejorar las conexiones ferroviarias se sitúa en otros territorios, como Galicia.

Un proyecto previsto para 2015

El presidente del Gobierno, José María Aznar, y el primer ministro portugués, José Manuel Durao Barroso, anunciaron en 2003 el acuerdo para unir a ambos países mediante un AVE. El compromiso era que el trazado por TAV entre Salamanca y Aveiro estaría concluido en 2015. Tres años antes de cumplirse el plazo, en 2012, hubo una nueva cumbre en la que ambos países «reiteraron su compromiso con el desarrollo del transporte ferroviario de mercancías, entre Portugal, España y el resto de Europa» y se subrayó la importancia estratégica de Aveiro-Salamanca-Irún, «a completar lo más rápidamente posible». Pero en 2017 las obras ni habían empezado. «Ha sido reafirmado por los jefes de Gobierno la prioridad conferida a la inversión en las redes ferroviarias, destacando los avances coordinados en el desarrollo de las conexiones ferroviarias Sines-Lisboa/Caia-Madrid-Irún, Aveiro-Vilar Formoso/Fuentes de Oñoro-Salamanca-Medina del Campo-Irún y Oporto-Vigo». Así se fijó en la cumbre de 2017. Y finalmente en la cumbre de 2022 España y Portugal reiteraron la importancia vital de las conexiones ferroviarias entre ambos países. Destacaron la puesta en servicio de los 150 kilómetros de línea de alta velocidad entre Badajoz y Plasencia, así como los avances de la conexión Madrid-Lisboa, así como en las conexiones Porto-Vigo y Mérida-Puertollano y se comprometieron al avance de obras y planificar el enlace Aveiro-Salamanca.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios