Borrar
Imagen de la calle Varillas colapsada mientras se celebraba el concierto de Juan Magán.
La otra cara de las Fiestas: botellones y colapso en Varillas y San Justo

La otra cara de las Fiestas: botellones y colapso en Varillas y San Justo

Miles de jóvenes se han apiñado en las vías céntricas de la Plaza Mayor a la finalización de los conciertos y a lo largo de este último fin de semana

Á.B.

Salamanca

Lunes, 18 de septiembre 2023, 06:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Resultaba complicado e incluso excepcional encontrar botellas de alcohol en el interior de la Plaza Mayor. A la vigilancia en los cuatro accesos de la Policía Local para el control de aforo se sumaban las inspecciones para evitar que en la medida de lo posible se accediera con alcohol al ágora. Incluso sobre los bares de la Plaza había un control estricto para evitar que las consumiciones se sacasen al exterior, incluso con personal habilitado para ello para evitarlo.

Todas estas medidas en la Plaza Mayor contrastaron con lo que se ha podido ver a pocos metros tras los conciertos de las Ferias y Fiestas y la continuidad durante este fin de semana en el que se han vuelto a producir aglomeraciones de jóvenes. Tal y como temían los propios vecinos de las calles Varillas, San Justo y Consuelo, donde se concentraron masivamente los jóvenes, el peor día fue el jueves, 14 de septiembre, coincidiendo el concierto de Juan Magán con el primer jueves universitario.

El ancho de la calle Varillas rápidamente se llenó cuando el aforo de los bares quedó completamente rebasado. De forma contraria a lo que permite la normativa municipal, la mayoría de los jóvenes optó por consumir sus bebidas en la calle, ya fueran adquiridas en los establecimientos o en supermercados. Hay que recordar que la ordenanza municipal establece que «el consumo de bebidas alcohólicas solo podrá realizarse dentro del recinto cerrado de los establecimientos autorizados y destinados a dicho consumo directo de bebidas alcohólicas». El incumplimiento de esta sanción varía desde los 30 a los 700 euros.

Los vecinos de estas zonas de la ciudad consideran que se encuentran «hartos» de esta situación tanto por los ruidos, los «botellones» y sobre todo, lo que más les afecta las consecuencias sobre sus portales. «No podemos abrir las ventanas por el ruido, pero por la mañana tampoco podemos hacerlo por los olores, a pesar de que los dispositivos de limpieza suelen ponerlo muy temprano», reconocen algunos vecinos cansados de esta situación.

Sobre todo, esta circunstancia se da con aquellos que se dedican a miccionar en la vía pública y portales de la zona, así como con las vomitonas que tienen que desafiar las personas que salen de estos domicilios ubicados a escasos metros del centro de la ciudad salmantina. Solo en la noche del jueves hubo 46 denuncias de agentes de la Policía Local a jóvenes por orinar en la vía pública, una infracción cuya multa más habitual suele ser de 150 euros.

Las escenas multitudinarias se prolongaron también en el fin de semana y en el día de ayer con la coincidencia de los jóvenes universitarios con los seguidores del Deportivo de la Coruña que volvieron a elegir estas dos vías como principal espacio festivo. De hecho, la Policía Local tuvo que acudir durante la madrugada del sábado a las 02:19 horas a un local de la calle San Justo ante la llamada de los vecinos por superar la cifra de decibelios permitidos.

Otros puntos más habituales para el consumo de alcohol en la vía pública siguen siendo controlados por los agentes. La Policía Local denunció a jóvenes que bebían en la calle en la plaza de Colón. A pesar de que desde hace muchos años los parques se han cerrado para eliminar las escenas de botellones multitudinarios, muchos siguen apañándoselas para consumir alcohol sin hacerlo en el interior de los lugares permitidos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios