Borrar
Varios coches transitan por una de las carreteras de la capital. ARCHIVO
Las autoescuelas predicen los efectos del carnet de conducir a los 17 años

Las autoescuelas predicen los efectos del carnet de conducir a los 17 años

Los jóvenes de 17 años podrán sacarse el permiso B si conducen acompañados de una persona mayor de 24 años y con cinco años de experiencia. Tener este permiso no permitirá conducir motos de baja cilindrada: la DGT busca reducir el número de accidentes de motoristas

Elena Martín

Salamanca

Miércoles, 10 de enero 2024, 11:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Gobierno permitirá que los jóvenes de 17 años puedan sacarse el carnet de conducir. Así mismo lo anunció el pasado jueves, 4 de enero, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la sede de la Dirección General de Tráfico durante la presentación del balance de seguridad vial de 2023. De esta forma, los menores de edad podrán salir a carretera siempre y cuando cumplan varios requisitos: deberán hacer, al menos, 20 horas de prácticas; cursar unas horas teóricas; aprobar un examen práctico; ir acompañados de una persona mayor de 24 años y con cinco años de experiencia y llevar un indicativo específico en el seguro del vehículo.

«Esta medida ya está implantada en países como Alemania o Francia, donde se han dado buenos resultados para la seguridad vial porque es una medida que permite que una persona joven acumule kilómetros de experiencia antes de conducir sola», asegura el gerente del Grupo El Pilar, Antonio Rollán, resaltando que, por ejemplo, en Francia, los menores de edad empiezan teniendo seis puntos en su carnet y, si cometen una infracción grave en poco tiempo, le retiran el permiso.

«En España, tenemos un problema de seguridad vial palpable. Según el último balance de siniestralidad, el tramo de edad en el que más accidentes se sufren es en el de los 45 a los 55 años. En los jóvenes, el porcentaje de fallecidos de 0 a 14 años ha subido y, en las personas mayores de 65 años, la siniestralidad ha bajado un 18% respecto al 2022. Llama especialmente la atención que, en el caso de los motoristas, la siniestralidad ha subido hasta el 37%», afirma Antonio Rollán, haciendo alusión a otra de las medidas que la Dirección General de Tráfico pondrá en marcha este mismo año: tener el permiso de conducir B no permitirá conducir motos de baja cilindrada o ciclomotores. Para hacerlo, sus titulares deberán realizar un curso obligatorio.

«Desde las autoescuelas, apoyamos esta medida porque entendemos que, para conducir una moto, tenemos que tener un conocimiento previo de este vehículo, que, evidentemente, no tiene nada que ver con uno de cuatro ruedas», resalta Rollán, haciendo mención a que los contenidos que se tendrán que impartir en este curso obligatorio todavía están por detallar, al igual que su duración.

Además, la Dirección General de Tráfico actualizará los cursos de recuperación de puntos para aquellos conductores que los hayan perdido, incluyendo un perfil específico para los motoristas, con programas de conducción segura y eficiente, además de que también se les impondrá el uso obligatorio de casco integral y guantes homologados en carretera.

El objetivo: reducir los accidentes

El balance de seguridad vial del año pasado refleja que, en 2023, 1.145 personas fallecieron en las carreteras españolas, dándose tres muertes más que en 2022. En Salamanca, el año se cerró con un espantoso recuento de tráfico: 16 personas perdieron su vida en las carreteras, siendo agosto y septiembre los meses en los que más fallecidos hubo con tres cada uno. Esta 'sangría', que daba inicio con el fallecimiento de la joven ciclista Estela Rodríguez, arrollada por un camión en la N-620, a la salida del polígono de Los Villares, incluye un porcentaje notable de motoristas fallecidos, habiendo muerto en la provincia, al menos, cinco personas.

La primera víctima mortal se registraba en el mes de junio, cuando falleció el popular cocinero salmantino Raúl Sánchez al impactar su moto contra una señal de tráfico en Santa Marta.

Recién iniciado el mes de septiembre, un motorista luso murió al chocar con un guardarraíl en la A-62 a la altura de Espeja y, 11 días después, otra persona perdía la vida tras chocar con un coche en la localidad de Herguijuela de la Sierra.

En octubre, otro motorista murió al caer en la SA-220, entre Villanueva del Conde y Garcibuey y, en noviembre, el conductor de una moto murió a causa de la colisión con un tractor en Florida de Liébana.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios