06 diciembre 2019
  • Hola

Un pueblo de Salamanca dividido por sus fiestas patronales

Muchos vecinos de Boada están indignados por el cambio de fechas que ha anunciado el Ayuntamiento y boicotearán las fiestas no asistiendo a las actividades

Boada /
26 oct 2019 / 10:22 H.

El tercer domingo del mes de junio el municipio de Boada acostumbra a celebrar sus fiestas patronales con una solemne eucaristía y la correspondiente procesión. El resto de jornadas festivas se colocan cada año en base a este día inamovible en el calendario de tradiciones de los ‘boadenses’.

Sin embargo, recientemente los vecinos han recibido una noticia “inquietante” firmada por la tenienta de alcalde la localidad, Eva María Moro, a través de una página web. “Hemos tratado de llegar a una consonancia para que todas las personas estén contentas. La misa y procesión seguirá siendo el tercer domingo de junio, el día 21, mientras que las fiestas oficiales se trasladan al primer fin de semana de julio”. Un cambio que supondrá desplazar las jornadas festivas a los días 4, 5, 6 y 7 de julio.

La respuesta de muchos de los vecinos, que siguen cada año las celebraciones con fervor, no ha sido otra que aversiva, como demuestran sus respuestas también en las redes sociales.

Denuncian que el Ayuntamiento no ha contado con sus opiniones y recuerdan al equipo de gobierno que sus antepasados han mantenido celosamente las fiestas en las mismas fechas desde siempre.

Tal es la indignación entre muchos de los vecinos de Boada que incluso planean sabotear las celebraciones no asistiendo a ninguna de las actividades que programe el Consistorio durante esos días.

“Ni el tercer domingo de junio ni el primer fin de semana de julio que el Ayuntamiento traerá los festejos con juegos, paellas, orquesta, será fiesta popular. En el primero los jóvenes pasarán y en el segundo los vecinos mostrarán su rechazo no asistiendo en masa a las actividades”, puede leerse en uno de lo mensajes que llenan estos días las redes sociales.

PALABRAS CLAVE