28 enero 2023
  • Hola

Un matrimonio muy unido: juntos en la prosperidad, en la adversidad... y ahora en la vacuna de la covid

Blas y Sina, de Cantaracillo, han recibido la segunda dosis tres semanas después del primer pinchazo

28 mar 2021 / 08:27 H.
Ver Comentarios

Tres semanas después del primer pinchazo y puntuales a la hora que estaban citados, Blas y Sina, un matrimonio de Cantaracillo, aguardaban su turno para recibir la segunda dosis y completar la inmunización frente a la covid-19.

“Yo tuve dolor en el brazo pero mi marido ni siquiera eso”, comentó Sina. Ambos confesaron estar tranquilos y, por supuesto, contentos de tener ya las dos dosis y poder afrontar el día a día con más tranquilidad.

Tras más de seis décadas de vida en común, poco imaginaban que en esta etapa de su vida iban a tener que afrontar algo semejante y, como tantas otras personas de su edad, vivir casi un año con miedo al contagio. En la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en la adversidad y ahora, también, en la vacuna de la covid, Blas y Sina compartieron otro momento histórico en sus vidas.

La vacunación propició, una vez más, reencuentros en el exterior y en el interior del recinto deportivo, donde voluntarios de Cruz Roja colaboraron para atender a los mayores y a los familiares que les acompañaban. El equipo sanitario desplazado desde Salamanca por la Gerencia de Atención Primaria y al que también se sumó personal de Enfermería del centro de salud de Peñaranda desarrolló su trabajo durante la mañana y a mediodía ya se había completado el proceso previsto. El Ayuntamiento de Peñaranda colaboró, como viene siendo habitual, con la cesión del pabellón para la vacunación masiva y con un operario que ayudó a llevar en silla de ruedas a las personas con problemas de movilidad, además de supervisar el uso del aseo adaptado en el exterior de la instalación deportiva.

Varios de los mayores que tuvieron que desplazarse desde sus pueblos a Peñaranda volvieron a reivindicar la vacunación en sus lugares de origen, algo que por ahora no parece cercano.

Mayoritariamente fueron los hijos y nietos los que resolvieron, de nuevo, los problemas de desplazamiento hasta la localidad peñarandina para que los mayores de 90 años pudieran recibir la dosis prevista y otros tuvieron que hacer uso de taxis.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png