Borrar
Imagen de las grietas aparecidas en el puente de la carretera de Guijo de Ávila sobre la A-66. TEL
Siguen los problemas en la A-66 a la altura de Guijuelo: grietas en el puente de Guijo de Ávila

Siguen los problemas en la A-66 a la altura de Guijuelo: grietas en el puente de Guijo de Ávila

Los trabajos de reparación de las deficiencias aparecidas se prolongarán hasta finales de junio. según las estimaciones de la Unidad de Carreteras de Salamanca

TEL

Guijuelo

Jueves, 23 de mayo 2024, 06:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La precipitada inauguración del tramo de autovía A-66 entre Guijuelo y Sorihuela en el año 2008 ha dado que hablar desde entonces por las deficiencias estructurales que ha venido sufriendo esta infraestructura viaria a lo largo de los últimos años. La más visible fue el precipitado deterioro del firme, que obligó a llevar a cabo una importante inversión para arreglar los desperfectos. Sin embargo, siguen apareciendo nuevas deficiencias y una de las últimas se ha puesto de manifiesto con la aparición de grietas en el paso elevado sobre la A-66 para comunicar la localidad de Guijo de Ávila con Guijuelo. Se trata del puente de la carretera DSA-164, que lleva más de un mes vallado para realizar trabajos de consolidación después de las deficiencias aparecidas en los últimos tiempos.

Según han informado fuentes de la Unidad de Carreteras de Salamanca, se trata de una obra de reparación de grietas en un estribo de la estructura en el punto kilométrico 391. No ha sido necesario el corte total de la calzada, si no cortes puntuales de carriles como los que se están llevando a cabo esta semana, tanto en la Autovía como en la carretera de acceso a Guijo de Ávila. Las obras, añaden las mismas fuentes, acabarán presumiblemente a finales del mes de junio.

Estos trabajos se están desarrollando de forma paralela a la mejora de los pretiles del puente de la A-66 en Nava de Béjar a poco más de dos kilómetros más al sur del puente de Guijo de Ávila. En ese caso, el corte puede alargarse hasta julio para sustituir los pretiles dañados el pasado mes de noviembre por el accidente de un camión. Dicha intervención sí ha obligado a cerrar por completo la calzada de la A-66 en sentido sur por lo que el tráfico se desvía por la travesía de la N-630 en Nava de Béjar.

Los trabajos emprendidos en el mes de abril para consolidar la estructura del puente y acabar con las grietas han obligado a cortar un carril tanto de la A-66 como de la DSA-164. En este último caso, el paso del tráfico por el puente es regulado por un semáforo ya que sólo queda libre un carril para ambos sentidos. De forma paralela, esta semana se asfaltaba el paso subterráneo de la A-66 en Nava de Béjar, que se ha hundido de forma considerable al tener que soportar el desvío del tráfico de la Autovía por la travesía del pueblo.

El tramo de autovía entre Guijuelo y Sorihuela tiene una longitud de unos 12 kilómetros y se inauguraba el 17 de diciembre de 2008 tras una inversión de 25,6 millones. Pocas semanas después, en enero de 2009, comenzaban a aparecer los primeros socavones y hundimientos en el tramo, producto de una precipitada intervención que aplicó el asfalto a temperaturas inferiores a 5 grados centígrados, según se puso de manifiesto en aquel momento. Todo apunta a que los retrasos que acumulaba la obra y las presiones políticas llevaron a poner en servicio una infraestructura que viene sufriendo desde entonces numerosas deficiencias.

Los primeros problemas serios comenzaban a reconocerse en 2016 cuando apenas habían transcurrido 8 años de la puesta en servicio de la autovía. Un informe del Ministerio de Fomento reconocía un inusual deterioro de una obra cuya resistencia a los primeros problemas estaba planeada para veinte años. Es decir, que las primeras mejoras por deterioro de la carretera tendrían que haberse producido allá por 2028.

Comenzaba entonces un proceso para llevar a cabo la mejora estructural de esos doce kilómetros de tramo. Se invirtieron en esta renovación otros 3,4 millones de euros en una obra que comenzó en 2019 y que no terminó hasta pasado el verano de 2021 tras sucesivas paralizaciones. La primera paralización se producía en noviembre de 2019 con motivo de la declaración de concurso de acreedores de las dos empresas procedentes de Granada que formaban una Unión Temporal de Empresas (UTE) para llevar a cabo el proyecto.

Finalmente, el Ministerio de Transportes daba por terminada la intervención en septiembre de 2021, aunque los problemas no tardaban en reaparecer y, como ya adelantaba este periódico el pasado mes de abril, apenas dos años y medio después comenzaban las labores de parcheado de algunos de los puntos más deteriorados de ese tramo. Lo hacía la empresa responsable del mantenimiento de la Red de Carreteras del Estado y no se conoce el gasto, pero sólo con la construcción de 2008 y la rehabilitación integral terminada en 2021 se llevan invertidos ya 29 millones de euros.

Imágenes de las grietas y de los trabajos de mejora. TEL
Imagen principal - Imágenes de las grietas y de los trabajos de mejora.
Imagen secundaria 1 - Imágenes de las grietas y de los trabajos de mejora.
Imagen secundaria 2 - Imágenes de las grietas y de los trabajos de mejora.

 

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios