Borrar
Iván y Sara, con el pequeño Rodrigo en brazos, y el alcalde de Fardes, Francisco Navarro. TEL
El pueblo de Salamanca que celebra el nacimiento de un niño 19 años después

El pueblo de Salamanca que celebra el nacimiento de un niño 19 años después

El pequeño Rodrigo Navarro Vicente vino al mundo el pasado 20 de marzo

TEL

Frades de la Sierra

Miércoles, 3 de abril 2024, 08:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El nacimiento de un niño es siempre motivo de alegría para la familia y así ha sido el del pequeño Rodrigo Navarro Vicente, de Frades de la Sierra, que vino al mundo el pasado 20 de marzo y que vive en el pueblo con sus padres Iván y Sara. Pero su nacimiento ha supuesto un motivo de alegría para todo el pueblo ya que hacía 19 años que no nacía ningún niño en el pueblo y que se quedaba a vivir en él.

Frades de la Sierra cuenta con unos 180 vecinos empadronados entre el núcleo principal y la pedanía de Navarredonda de Salvatierra, pero sufre la despoblación y la falta de nacimientos por lo que este acontecimiento ha sido celebrado por todo lo alto.

Iván tiene 29 años y es ganadero de vacuno. Sara, por su parte, tiene 31 años, es enfermera y trabaja en Salamanca aunque ahora está de baja por maternidad. Es ella la que se desplaza a la capital para trabajar y regresa luego al pueblo. Es pronto para hacer planes porque el pequeño tiene apenas dos semanas de vida, pero su intención es seguir viviendo en el pueblo, si bien, ya tienen planteado que el niño pueda acudir a la guardería de Fuenterroble de Salvatierra. Tienen por delante el reto de criar a un niño en un pueblo en el que el vecino más joven viviendo en el pueblo de forma continua es José Luis Sánchez Jiménez, inscrito en septiembre de 2005, tal y como recuerda Isabel, su madre.

De ahora en adelante, señala Sara, irán sobre la marcha para criar al pequeño, aunque en el pueblo están también los abuelos paternos y eso puede ayudar. Son padres primerizos y el pequeño Rodrigo es inquieto. «Es un poco caos pero va todo bien», señala la madre. Por el momento no hablan de ampliar familia cuando el alcalde, Francisco Navarro, les pide que vayan a por la parejita. Les toca la niña, pero es muy pronto para hablar de ello, aunque el regidor quiera seguir atrayendo a jóvenes vecinos hasta la localidad. «Para el pueblo es la mayor alegría que puede haber, tener niños por la calle, corriendo, es una gloria», señala el regidor que precisa cómo en vacaciones estivales la escuela de verano que organiza el Ayuntamiento alcanza los treinta niños. «El pueblo se queda sin gente, qué se puede hacer», concluye el alcalde, que recuerda cómo Frades es una de las localidades que estableció una ayuda a la natalidad. El pequeño Rodrigo recibirá 300 euros en tres veces:100 en el nacimiento, 100 al cumplir el primer año y 100 en el segundo cumpleaños. Es una fórmula que utilizan también otros consistorios para asegurar que los pequeños se mantienen empadronados al menos tres años. El caso de Rodrigo es diferente ya que él sí vive realmente en el pueblo y sus padres tienen un proyecto de vida que pasa por seguir en Frades al frente de la explotación de Iván.

El alcalde pone de manifiesto otra cuestión que sufren los pueblos y es el de la vivienda. En Frades hay posibilidades de asentarse ya que el verano pasado se vendieron tres casas y este año hay cuatro en venta. Además, el pueblo tiene muchos ganado e industria cárnica (dos mataderos y tres fábricas más) por lo que hay mayores posibilidades de conseguir trabajo que en otros pueblos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios