21 septiembre 2020
  • Hola

Menos viajeros y el miedo a los rebrotes frenan la actividad en la frontera

Los desplazamientos se sitúan “muy por debajo” de lo habitual en esta época del año | Vecinos y turistas temen además quedar aislados ante un nuevo cierre de fronteras

26 jul 2020 / 18:12 H.

El paulatino descenso de desplazamientos en La Raya hispanolusa ha frenado estos días la actividad a la que siempre han estado acostumbrados los vecinos de Fuentes de Oñoro.

El miedo a nuevos rebrotes e incluso a un cierre de fronteras está haciendo a muchos viajeros, sobre todo franceses, cambiar de opinión respecto a sus planes de veraneo y los vecinos de la localidad fronteriza han sido los primeros en notarlo. “El movimiento no es como otros años, ni mucho menos. Hay miedo entre los viajeros”, aseguran los empresarios del municipio, que viven en gran parte del paso de turistas que cruzan la frontera.

Apuntan que, por un lado, existe mucho miedo entre los mayores, que cada vez optan más por quedarse en casa en lugar de acercarse a consumir en bares y cafeterías. Y, por otro, también está el miedo de muchos viajeros extranjeros —sobre todo franceses—, a quedar retenidos en el país de destino a causa de un nuevo cierre de fronteras.

“Tienen presente que puede haber un nuevo rebrote, y eso está provocando muchas cancelaciones”, insisten.

Con la esperanza puesta en el mes de agosto, generalmente más fuerte que el de julio, los empresarios esperan un aumento en el aforo permitido si todo marcha bien que, junto con un aumento de tránsito de vehículos, podría incrementar los ingresos de sus negocios.

De momento los vecinos del municipio fronterizo de Fuentes de Oñoro sobreviven con paciencia desde que el paso entre España y Portugal les devolvió a la mayoría de sus clientes. “Vivimos de los portugueses y ellos de nosotros. Nos necesitamos”, coinciden todos los comerciantes.

Sin embargo, con el pánico a los desplazamientos fuera del país de origen, una parte importante de los ingresos sigue sin llegar a los negocios.