07 agosto 2020
  • Hola

Los cien años de trabajo y entrega de Marciana, la nueva centenaria de Cantalpino

Marciana Gómez García se convierte en la nueva centenaria de la villa tras una intensa vida de trabajo y recibe el merecido y emotivo homenaje de su familia

13 jul 2020 / 22:15 H.

La misma localidad que la vio nacer un 12 de julio del año 1920 contempló, justo un siglo después, cómo Marciana Gómez García se convirtió en una de las nuevas centenarias de la provincia salmantina y lo hizo de la mejor forma posible, rodeada de su familia.

Huérfana de padre y madre con tan sólo ocho años, quedó al cargo de una hermana algo mayor que ella y después de una familia. Parte de su adolescencia y juventud las pasó sirviendo en casas de Cantalpino y también de Salamanca capital hasta que se casó con Nemesio, también de Cantalpino, y que fue el amor de su vida hasta su fallecimiento.

Nemesio y Marciana formaron una familia compuesta a día de hoy por cuatro hijos, diez nietos y seis biznietos. “Todo el mundo la quiere en Cantalpino”, afirma su hijo Nemesio. Mientras el cabeza de familia se dedicó a su oficio de hortelano, Marciana fue en su época ejemplo de mujer emprendedora al abrir en su pueblo una fonda para huéspedes. “Allí se alojaban los maestros de la escuela, las cuadrillas que venían a la remolacha, veterinarios, un colchonero, entre otros muchos que pasaron”, recuerda la centenaria.

Marciana regentó en su pueblo una fonda para huéspedes y su marido, Nemesio, se dedicó mientras tanto a la horticultura

Entre tanto trabajo, también quedaba algo de tiempo para disfrutar y Marciana fue durante décadas una gran impulsora de la festividad de Santa Águeda en Cantalpino. “Siempre me gustó mucho bailar y también cantar”, afirma. Su familia reconoce, además, que “le gusta mucho ver los espectáculos de Lina Morgan y oír cantar a Monserrat Caballé”.

Con algún problema de movilidad pero con una memoria intacta, Marciana ha podido finalmente celebrar sus cien años de vida con una gran fiesta en la que no faltaron la tarta ni un gran ramo de flores que le entregaron sus nietos.

Las circunstancias actuales del COVID-19 se dejaron sentir en un cumpleaños con mascarillas y gel hidroalcohólico, una situación que precisamente ha tenido que vivir Marciana en esta época de su vida por lo que la salud es, también, para ella uno de los mejores regalos.