Borrar

EÑE

Las Veguillas

Martes, 18 de junio 2024

Modo oscuro

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La lluvia deslució la celebración del día grande del santuario del Cristo de Cabrera y motivo la decisión de la cofradía de no instalar la talla del crucificado en la explanada al aire libre para protegerla de la humedad y las inclemencias del tiempo. También se modificó el programa de misas, que arrancó a las seis menos cuarto de la mañana para terminar con la de las ocho de la tarde, aunque todas se desarrollaron en el interior del santuario debido a la adversa climatología.

Cerca de doscientas personas llenaron el pequeño templo para participar en la celebración eucarística de las doce de la mañana, que presidió el Padre Carmelita Francisco Sánchez Oreja, Provincial de la provincia de España de Santa Teresa de Jesús y además salmantino. En sus palabras a los asistentes a los que invitó a reflexionar sobre el perdón, la compasión y la misericordia. «Dios nunca se cansa de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de pedirle perdón, pero Él nunca se cansa de perdonar. Este pensamiento del Santo Padre el Papa Francisco hoy lo vemos en estos ojos saltones del Santo Cristo de Cabrera. Miradle hoy, a la luz del sol, en pleno día, con sus brazos extendidos en la cruz por tí, por mí... Hermanos, no nos cansemos del perdón de Dios, se llama sacramento de la penitencia y del amor», apuntó el carmelita en sus palabras a los asistentes a la misa.

La megafonía sirvió para que otro centenar de personas, que no tuvO cabida en el pequeño templo, pudiera seguir el desarrollo de la misa tanto bajo sus paraguas como ocupando el portal cubierto de la entrada del templo como la pequeña carpa que se había instalado para acoger a los celebrantes de la misa al aire libre y que finalmente sirvió como resguardo de la lluvia a algunos asistentes a la romería.

Pasada la una del mediodía llegó el turno de que los devotos honrasen al Cristo pasando ante la imagen para dejar un donativo, persignarse o bien hacer una inclinación de cabeza a modo de respetuoso saludo, puesto que desde hace varios años la cofradía ha pedido que no se toque la imagen, algo a lo que algunos de los devotos más mayores no pudieron resistirse.

Diputados, procuradores regionales, alcaldes y concejales de municipios cercanos acudieron a la celebración en la que sonó la música charra de la mano de Manuel Bustos.

Otro de los damnificados por el mal tiempo fue el mercadillo que cada año se instala en la explanada más cercana al templo con más de ochenta puestos. En esta ocasión apenas una docena ocuparon los sitios preparados para ellos y así los visitantes pudieron optar por adquirir dulces artesanos de La Armuña preparados in situ, licores, fruta como melones y cerezas, o bien adquirir un paraguas.

El dispositivo preparado para la romería, que según calcularon los responsables de la cofradía del Cristo de Cabrera reunió entre 1.500 y 2.000 personas a lo largo de una jornada en la que se esperaban más de 10.000, incluyó a medio centenar de personas. Entre las novedades de este año destacó una oficina móvil de la Guardia Civil.

Medio siglo sin suspender la misa al aire libre

Los cofrades más mayores recordaban que no se había tenido que suspender la misa de campaña al aire libre, para llevar a cabo la cita del Cristo de Cabrera bajo techo debido a la lluvia, desde hace más de 50 años. Esta circunstancia también hizo que no se quedasen las familias a comer en las praderas habilitadas como aparcamientos gratuitos puesto que apenas había 12 grados.

La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera
La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios

La lluvia desluce la romería grande del Cristo de Cabrera