Borrar
Los alcaldes de Santa María de los Llanos y de Sanchón de la Sagrada TEL
El pueblo salmantino que lleva más de tres años sin consulta médica

El pueblo salmantino que lleva más de tres años sin consulta médica

Los vecinos de Santa María de los Llanos se sienten abandonados, igual que los de Sanchón de la Sagrada donde no ven un facultativo desde hace más de un año

Viernes, 10 de febrero 2023, 12:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Antonio Manuel Martín es alcalde de Sanchón de la Sagrada desde hace 44 años en los que, asegura, ha tenido que bregar mucho. A sus 84 años, “y con la cabeza estupenda”, vive con preocupación el “jaleo de la Sanidad” sobre todo en los pueblos más pequeños, como el suyo con 38 habitantes, donde llevan sin consulta presencial desde hace más de un año. “Nuestra médica está de baja y entre unas cosas y otras llevamos más de un año sin que nadie pase consulta aquí, así que nos toca ir a Carrascal del Obispo el día que el médico va allí o directamente pasarnos por el centro de Matilla, que es el que nos corresponde por zona”, cuenta.

Asegura que es un tema que le preocupa, “y mucho”, y por eso ya ha hablado con el secretario de su Ayuntamiento para ver si encuentran alguna solución. “Le he dicho que tenemos que escribirle una carta a Mañueco, que es el que ha salido por la televisión diciendo que en todos los pueblos hay médico y así le explicamos que por lo menos en el nuestro no es así”.

El “jaleo” del médico, como dice Antonio, trae de cabeza a los vecinos de Sanchón de la Sagrada, la mayoría de edad avanzada y algunos con enfermedades crónicas. “Lo que la gente hace es ponerse de acuerdo: si hay dos que tienen que ir a la consulta pues van juntos en el coche, sobre todo si alguno de ellos no puede conducir, o los hijos que pueden llevan a los padres... y así vamos tirando“, relata.

Al tratarse de un pueblo de menos de 50 habitantes, el Reglamento de Funcionamiento de Atención Primaria de la Junta de Castilla y León establece que la consulta es a demanda de los vecinos, “pero desde hace un año no está siendo así”.

“Y otro problema es cuando nos toca llamar al centro de Matilla”, continúa contando Antonio. “Te puedes tirar hasta una mañana entera llamando porque como tienen mucho trabajo siempre está comunicando. Tienes que insistir e insistir”.

Visto el problema, el regidor de Sanchón de la Sagrada se indigna cuando escucha hablar de la “España vaciada”: “Y luego dicen que hay que repoblar los pueblos cuando lo que más se necesita es una buena Sanidad... ojalá lo arreglen pronto”.

“Llevamos sin médico desde que comenzó la pandemia”

Tampoco en Santa María de los Llanos, pedanía de Santibáñez de la Sierra con una veintena de vecinos, la situación es mejor. “Llevamos sin ver al médico por aquí desde que comenzó la pandemia hace ya más de tres años”, asegura su alcalde Juan Francisco Sánchez, que cuenta que él mismo ha sufrido en primera persona los problemas de la Sanidad. “Para quitarme los puntos de un corte que me hice en una mano me dijeron que tenía que buscar al médico en los otros pueblos de alrededor donde sí va a pasar consulta. Al final cuando es algo urgente la gente prefiere irse directamente a Salamanca”.

El regidor recuerda que antes de la pandemia el médico iba una vez a la semana a su pueblo. “La gente sabía a la hora que llegaba a pasar consulta y a veces estaba una hora y otras, con menos tiempo era suficiente”, explica.

Los vecinos de Santa María de los Llanos se sienten abandonados y por eso desde el Ayuntamiento se mandó un escrito a Sanidad pidiendo explicaciones a su problema, “pero ni nos han contestado... y eso que lo mandamos hace ya algún tiempo”.

Pero a pesar de las trabas, el alcalde se niega a tirar la toalla: “Sé que en otras pedanías en las que pasaba lo mismo al final han conseguido que vuelva el médico al menos una vez a la semana, así que nosotros seguiremos insistiendo”.

La ausencia de consulta presencial no es el único problema que ve Juan Francisco, que tampoco está de acuerdo con el sistema de cita previa: “A la gente mayor le resulta muy difícil llamar por teléfono porque no se aclaran; mi madre sin ir más lejos no sabe hacerlo”, reconoce. “Tampoco es fácil para la gente mayor tener que desplazarse a Béjar o a los otros pueblos con médico. En el caso de mi madre, por ejemplo, me toca pedir permiso en el trabajo para poder llevarla. Y así andamos”, asegura con resignación.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios