Borrar
Estado del puente del regato de Pocilgas tras la riada en enero en Sieteiglesias de Tormes. EÑE
Denuncian la dejadez de la Confederación Hidrográfica del Duero tras las terribles riadas de enero

Denuncian la dejadez de la Confederación Hidrográfica del Duero tras las terribles riadas de enero

Después de más de 300 días, los afectados piden soluciones para arreglar los desperfectos

EÑE

Miércoles, 15 de noviembre 2023, 06:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Han pasado más de trescientos días y la Confederación Hidrográfica del Duero continúa sin dar respuesta a las peticiones de varios alcaldes de municipios de la provincia para solucionar y arreglar los desperfectos que causaron las graves inundaciones que vivieron sus localidades al comenzar el año. La construcción de un puente que quedó totalmente arrasado, el arreglo de las defensas de los márgenes del Tormes y la limpieza de cauces en arroyos y regatos son algunas de las demandas a la CHD.

«Siempre recibo la misma respuesta: «lo estamos estudiando»». Así de tajante se muestra el regidor de Sieteiglesias de Tormes, Óscar Maide, localidad que sufrió las consecuencias de las tormentas del 8 de enero. La enorme fuerza con la que bajaba el caudal del regato de Pocilgas reventó el puente que había en la desembocadura del Tormes. «Es una infraestructura que llevaba construida toda la vida, unía dos pueblos y hay parcelas agrícolas que solo tienen acceso por la zona afectada», afirma Maide.

La preocupación de los vecinos durante las últimas jornadas de lluvias y la falta de actuación por parte de la CHD en todos estos meses ha hecho que el regidor vuelva a insistir en la necesidad de arreglar «urgentemente» el puente. «La CHD colocó el cartel de camino cortado y el personal de Tragsa nos dijo que en breve lo arreglarían pero, hasta hace unas semanas, solo han retirado el escombro», explica el regidor.

Por su parte, la CHD no ha confirmado que vaya a restaurar el puente sino que «en un futuro se estudiará la retirada de toda la mota que constriñe ese cauce, mejorando de esta forma los efectos de las riadas en las poblaciones e infraestructuras, al laminar las riadas en la llanura de inundación».

Por otro lado, el cauce del arroyo de la Porra, que atraviesa el casco urbano de Miranda de Azán, sigue lleno de los restos que la riada de enero llevó a que la lámina de agua superase hasta en 20 centímetros el nivel del puente de acceso a la localidad y llenara de barro los garajes de varias viviendas, arrasando las pertenencias y coches de los vecinos.

«El cauce sigue teniendo un metro de lodo en la zona del puente desde la avenida de agua de enero que la CHD no ha retirado. Desde el Consistorio pedimos permiso para retirarlo con la subvención de limpieza de cauces de la Diputación y la CHD ni siquiera nos ha contestado», relata el alcalde, José Luis Sánchez.

La indignación del regidor y los vecinos sigue creciendo, puesto que tras los episodios de ciclogénesis de las últimas semanas se han sumado al lodo grandes ramas de árboles arrancadas por el temporal y que han ido a parar al hueco del regato. «Hemos tenido que quitar algunas desde el Ayuntamiento por seguridad ciudadana, porque estaban haciendo un tapón peligroso».

Los intentos desde el Consistorio mirandés por mejorar la situación desde enero también han incluido «desde enviar un 'oficio' desde la secretaría, hasta utilizar el canal de alcaldes que ha creado la CHD, en el que dicen que te contestan en 48 horas, pero en mi caso han pasado más de dos meses y no tengo respuesta de ningún tipo». En este caso el Ayuntamiento de Miranda de Azán solicitaba a la CHD la instalación de puntos de aforo en la localidad, de forma que con ellos se pudiese avisar con tiempo de las crecidas a la población. «Cumplimos con los parámetros y estamos en zona de inundaciones, como ya quedó demostrado en enero», relata el regidor.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios