25 mayo 2022
  • Hola

Así son los controles en la frontera con Portugal

Únicamente se permite el tránsito a residentes y trabajadores | Los negocios oñorenses, desolados, ya empiezan a sufrir las consecuencias de las restricciones a la movilidad

02 feb 2021 / 10:24 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

La frontera languidece ante la decisión del Gobierno portugués de cerrar este paso durante los próximos quince días, una medida que, a pesar de ser unilateral, afecta a ambos sentidos. El doingo comenzaron los intensos e implacables controles en ambos sentidos del límite entre los dos países, que separa Fuentes de Oñoro de Vilar Formoso, exigiendo la Policía los correspondientes permisos para cruzar, que se reducen, en principio, a residentes y trabajadores que cumplan su labor al otro lado de La Raya, así como a todo aquel de nacionalidad española o de un país de la UE —en el caso de que crucen a España—.

Los habitantes de La Raya aprovecharon los días previos para hacer compras a lo grande antes del cierre de fronteras

La Guardia Portuguesa blindó la frontera con un amplio despliegue de personal, para controlar vehículos y pasajeros —incluidos autobuses—, lo que supuso un control de documentación de cada uno de los viajeros. Ante esta situación, la incertidumbre reina de nuevo en las localidades colindantes, donde eran muchos los que no sabían a qué atenerse, pues tan solo la máxima autoridad portuguesa en el control de frontera estaba autorizada a informar acerca de los detalles.

Con Portugal cerrada por municipios y el reciente cierre de fronteras, la actividad desciende drásticamente en Fuentes de Oñoro. Vecinos de Portugal explican junto a la frontera que prácticamente están confinados, solo se permiten las actividades esenciales, y el cierre de los pocos comercios permitidos es muy temprano. “Nosotros también dependemos de Fuentes de Oñoro”, reconocen.

Ante esta perspectiva de sequía y el inminente ahogo económico que vuelve a poner a La Raya contra las cuerdas, los establecimientos oñorenses desesperan. Las gasolineras lucían ayer vacías ante el panorama de comercios cerrados. Los vecinos afirman que desde que se anunció el cierre fronterizo son muchos los portugueses que se han acercado a Fuentes de Oñoro a hacer sus últimas compras para los próximos quince días de clausura.

El alcalde de Fuentes de Oñoro mantiene su rechazo absoluto al cierre de Portugal

El regidor de la localidad fronteriza de Fuentes de Oñoro, Isidoro Alanís, insiste en su repulsa hacia la decisión portuguesa de cerrar la frontera, y sostiene que “no va encaminado a frenar la pandemia”. Aunque ya lo había manifestado desde que se anunciaron las medidas, reitera que “está en contra de estas decisiones”.

El alcalde oñorense expone sin tapujos que esta restricción a la movilidad “pone a Fuentes de Oñoro en una situación dramática”, dado que la economía local, que pendió de un hilo durante el periodo de confinamiento, está directamente ligada al movimiento entre ambos países.

En este sentido, pone en duda que el cierre se limite a lo estrictamente acordado y que se alargue los quince días previstos. “Nunca se cumplen las previsiones”, dice.

Atado de pies y manos ante esta situación, Alanís subraya que tan solo queda esperar a ver en qué medida afecta el cierre en La Raya hispanolusa al comercio de la zona, teniendo presente la posibilidad de que las consecuencias dejen de nuevo a los empresarios con las manos casi vacías y una clientela exigua.

“No podemos hacer nada porque nosotros somos los últimos en la fila”, lamenta el alcalde, quien además revela que como Ayuntamiento no disponen tampoco de información privilegiada acerca de cómo acontecerán los próximos días, y por qué motivos de podrá entrar o salir, a parte de lo que oficialmente se ha anunciado y condensado para la población en general.

Teme que los quince días se alarguen inevitablemente y cunda de nuevo el desasosiego de los establecimientos de Fuentes de Oñoro, ya que esta crítica situación hace peligrar también los puestos de trabajo.

Mientras tanto se especula acerca de que las medidas podrían relajarse en los próximos días, cuando cada caso sea estudiado, lo que podría, en la mejor de las circunstancias, permitir la entrada y salida para visitar a familiares y allegados, o hacer otros trámites. “Sabemos lo mismo que todos; lo que está clarísimo es que es un cierre propuesto por Portugal y que nosotros tenemos que aceptar aunque lo vemos totalmente contrario a los principios de libertad del tratado de la Unión Europea”, concluyó.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png