05 agosto 2020
  • Hola

Así se han ‘salvado’ los Corpus en la provincia. Impresionantes alfombras de sal pese las restricciones

Béjar -que cuenta con la catalogación de interés turístico internacional-, Ciudad Rodrigo o La Alberca tuvieron celebración religiosa este domingo pese a la pandemia

Béjar /
14 jun 2020 / 20:08 H.

Las celebraciones del Corpus en la provincia de Salamanca se han sabido adaptar a la pandemia de COVID, y al estado de alarma vigente. Pese a que los diferentes municipios de la provincia que lo festejan han tenido que readapatarse, y así en este 2020 atípico en el que ni los Hombres de Musgo ni los toros han tenido cabida en el calendario festivo, las alfombras de sal, la ornamentación festiva o las tradiciones gastronómicas han tomado el relevo y el protagonismo.

BÉJAR

La ciudad de Béjar se engalanó este domingo para vivir la festividad del Corpus Cristi en una jornada marcada por la ausencia de la procesión, de los Hombres de Musgo y también de los turistas debido a las restricciones por la crisis sanitaria. Fue un día con actos adaptados a las medidas de higiene y seguridad marcadas por las autoridades sanitarias, aunque no faltó ni la participación ni el fervor de los fieles.

Las iglesias de Santa María y San Juan abrieron los actos del Corpus con las primeras misas de la jornada, pero con restricciones en cuanto a la entrada de fieles, que cumplieron y acudieron con las mascarillas y los geles desinfectantes. Uno de los lugares engalanados para la celebración fue el atrio de San Juan, donde la Cofradía de la Santa Vera Cruz ubicó una alfombra de sal para celebrar la festividad del Corpus pese al coronavirus y las restricciones. Precisamente ante la alfombra de sal, el párroco de San Juan, Roberto Hernández, hizo la bendición con el Santísimo Sacramento bajo palio y la presencia de los fieles.

CIUDAD RODRIGO

Las medidas de contención de la pandemia del coronavirus obligaron este domingo a la Diócesis de Ciudad Rodrigo a ‘confinar’ la solemne procesión de Corpus Christi en el interior de la Catedral de Santa María, en una celebración en la que se recordó la alegría de otros años en este importante momento del calendario cristiano. Presidieron la solemne eucaristía el administrador apostólico de la Diócesis Civitatense, Jesús García Burillo, y el deán de la Catedral, Ángel Martín Carballo, cubiertos con la obligada mascarilla y sin más representación eclesial en el altar mayor.

LA ALBERCA

Declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, la solemne y tradicional celebración de Corpus Christi en La Alberca tan solo dejó ver retazos del esplendor y atractivo turístico de otros años debido a las obligadas restricciones impuestas por la desescalada frente al COVID-19. Una celebración en la que sí que se pudieron ver los balcones de La Alberca lucidos para la ocasión gracias al llamamiento realizado tanto por el Ayuntamiento, que encabeza el alcalde Miguel Ángel Luengo, como por la propia parroquia, con el objetivo de que la jornada no pasara como una más a pesar de no poder realizarse la procesión, de gran vistosidad y solemnidad por las calles de la villa serrana.

SALVATIERRA DE TORMES

Salvatierra de Tormes celebró la Octava del Corpus, su fiesta patronal. Lo hizo de una forma distinta, como no podía ser de otra forma, obligada por la crisis del coronavirus y el estado de alarma. La iglesia parroquial de Nuestra Señora de Monviedro fue el escenario principal de la celebración. Allí tuvo lugar la eucaristía con varias decenas de fieles presentes, cumpliendo las normas de seguridad, como es el uso de mascarillas. No faltó la procesión del Santísimo Sacramento al final de la eucaristía hasta un altar en el interior del templo. Lo hizo bajo palio, con todos los fieles llevando también su mascarilla.