Borrar
Teresa Martín, presidenta de Parkinson Salamanca, pone el pañuelo de la asociación a Vicente González. J.H.
Así es vivir con Parkinson en la zona rural: “A mucha gente le da vergüenza la enfermedad”

Así es vivir con Parkinson en la zona rural: “A mucha gente le da vergüenza la enfermedad”

La zona básica de salud de Peñaranda de Bracamonte cuenta con al menos 168 enfermos de Párkinson

Viernes, 14 de abril 2023, 20:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En la zona básica de salud de Peñaranda de Bracamonte se sabe que hay por lo menos 168 personas con la enfermedad de Párkinson. Seis de ellas reciben durante tres días a la semana la asistencia, ayuda y orientación de profesionales logopedas, psicólogos y fisioterapeutas sin salir de la ciudad, gracias al convenio que lleva en vigor desde hace aproximadamente un año, entre el Ayuntamiento y la Asociación Parkinson Salamanca. Usuarios como Vicente González gozan así de mayor calidad de vida porque les ayudan a poner en práctica actividades o seguir terapias que contribuyen a frenar el avance de la enfermedad. En concreto este usuario fue diagnosticado hace tres años y se muestra satisfecho por poder acudir a la terapia en la ciudad desde el mes de febrero del año pasado. “Me encuentro algo mejor”, declara. “Se ha activado más”, anota Eva María García, gerente de la clínica que presta los servicios en Peñaranda. “Tres días por semana ofrecemos tratamientos de fisioterapia, logopedia y psicología”, explicó Eva María.

“Estamos agradecidos a Peñaranda por prestarnos un espacio para los servicios en la zona básica de salud”, detalló Teresa Martín, presidenta de Párkinson Salamanca. Ayer, en concreto, estuvieron en la plaza de España, junto al mercadillo, con el fin de “dar visibilidad y que sepan que estamos aquí”, dijo. Su objetivo es “mejorar la calidad de vida de todos los pacientes que podamos”, resumió Teresa. “Es un tema complicado si no son autónomos, sobre todo los que viven en los pueblos, porque para venir no todo el mundo tiene cómo”. Otro problema es el estigma. “Es una enfermedad muy social y a mucha gente le da vergüenza que se sepa, pero hay que ir poco a poco por todo lo que nos ha pasado”, relata en alusión a la pandemia, en cuyo tiempo no se diagnosticaron quizá los casos que se debieran.

La alcaldesa Carmen Ávila tendió este jueves su mano a facilitar todo cuanto puedan a quienes lo necesiten. “Es fundamental este tipo de terapias y servicios en el medio rural porque acercan también la posibilidad a los ciudadanos que la padecen de vivir aquí”, destacó la regidora. Por su parte Teresa Martín quiso también subrayar la creación de empleo que se genera en el medio rural con estos servicios y quiso incidir en la necesidad (por parte de las personas con párkinson) de “hacer esa rutina todos los días”. Puso en valor el papel de la asociación que facilita a cada socio apoyo psicológico, logopeda, e incluso el seguimiento por parte de la trabajadora social, que también ofrecerá claridad al paciente y familiares porque “cada paciente tiene unos síntomas que pueden ser muy diferentes en cada persona”.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios