29 enero 2023
  • Hola

Un poco de sentido común

05 dic 2022 / 03:00 H.

    El Ministerio de Educación y Formación Profesional aplazará un año la nueva EBAU. Por una vez parece que el Gobierno de Pedro Sánchez va a actuar con sentido común y, ante el rechazo de numerosos sectores a la EBAU, no va a continuar, al menos por el momento, con el despropósito de prueba que había planeado comenzar a implantar en 2024 para que estuviera completamente en marcha en 2027. La previsión ahora es que los primeros cambios lleguen en 2025, aunque hay que confiar en la nueva prueba finalmente no se implante.

    Desde luego, aplazar la reforma de la EBAU es lo mínimo que puede hacer la ministra Pilar Alegría. Al dar este paso atrás en el diseño de la polémica prueba de madurez para el acceso a la universidad, la ministra reconoce su error, así que lo que debería hacer ahora es dejar paso a otra persona que asuma los verdaderos cambios que necesita la EBAU, una tarea compleja, sin duda, pero más aún cuando no se escucha a los agentes implicados, entre ellos las universidades y sus profesores, que no participaron en la elaboración de la propuesta que presentó la ministra como si fuera la panacea. Nada más lejos de la realidad.

    Filósofos, historiadores, académicos y escritores han sacado los colores a la ministra de Educación por el contenido de la prueba que reducía a la mínima expresión los contenidos que los alumnos debían conocer de Lengua, Historia y Filosofía, entre otras materias.

    Para reformar la EBAU hace falta consenso, aunque eso parece imposible cuando en el punto de partida no figura la demanda de Castilla y León, pero también de otras comunidades, de implantar una prueba única e igual. Tiene razón la consejera de Educación cuando reitera que es injusto que con un distrito único existan diecisiete pruebas distintas, con temarios diferentes y con dispares criterios de corrección.

    También el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, considera que genera desigualdad la prueba tal y como está planteada en la actualidad. Bien lo saben los numerosos estudiantes de Salamanca que se ven desplazados a otras universidades para estudiar el grado en Medicina debido a que alumnos de otras comunidades donde la EBAU es más fácil copan buena parte de las plazas de la facultad de Salamanca, la más demanda del país en este ámbito.

    ¿No hay ningún político valiente capaz de implantar un modelo que termine con las diferencias entre los estudiantes en función de la comunidad de la que proceden?

    El aplazamiento de la EBAU se produce casi a las puertas de la Navidad, un buen regalo para los estudiantes de la ESO y Bachillerato que seguro veían con preocupación la implantación de un nuevo examen que podía incrementar las desigualdades ya existentes.

    Parece que el frío ha refrescado las ideas de nuestros políticos, al menos en parte, pues a la noticia del aplazamiento de la nueva EBAU se ha sumado la semana pasada el rechazo de las Cortes de Castilla y León a la creación de nuevas facultades de Medicina. Los grupos parlamentarios de PP y Vox, junto con los votos de los procuradores de Ciudadanos y Por Ávila, han rechazado la iniciativa del PSOE para que se inicien los trámites para implantar facultades de Medicina en las universidades de Burgos y León, una propuesta que no se sostiene en estos momentos ya que, no solo no solucionaría la falta de especialistas que sufren los hospitales de todo el país en la actualidad, sino que incrementaría los problemas que tienen las facultades de Medicina de falta de profesorado acreditado para formar debidamente a los futuros facultativos.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png