02 julio 2022
  • Hola

¿Por qué somos los peores?

01 may 2022 / 03:00 H.

    NO puede ser casualidad. Desde que Pedro Sanchez llegó al Gobierno gracias a una sentencia manejada y amañada por un juez adepto a la causa, todo lo que puede ir mal en España va de mal en peor.

    No puede ser casualidad que siempre nuestro país figure en los primeros lugares de la lista de los más torpes. Llevamos tres años liderando el ranking de las naciones que más sufren y peor gestionan las crisis, por el coronavirus primero y por la invasión de Ucrania después.

    El último baño de realidad nos lo ha suministrado la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, cuando se ha caído del burro del optimismo oficial para reconocer que este año, como mucho y si todo va bien (que no irá) alcanzaremos un crecimiento del PIB del 4,3%, muy lejos del 7% que era la previsión gubernamental hasta hace tres días. Los organismos nacionales e internacionales dedicados al análisis de la economía venían diciendo desde hace meses que el Gobierno sanchista funcionaba sobre la base de unas predicciones imposibles, y por fin parece que han dado su brazo a torcer.

    Con ese cálculo de crecimiento del 4,3%, que algunos expertos sitúan ya por debajo del 4%, España se convertirá en el último de los países desarrollados en recuperar la producción previa a la pandemia. Ya puede presumir Calviño de que vamos a disfrutar de “un crecimiento vigoroso” a lo largo de este año: la cruda realidad es que todo el mundo desarrollado va muy por delante y nuestro país volverá a militar a la cola de la recuperación.

    No fue por casualidad que España liderase el grupo de las naciones más destrozadas por la covid. El Gobierno sanchista puso todo de su parte para que la pandemia se extendiese con rapidez al negarse a tomar medidas en las primeras semanas de alerta. Moncloa incitó al contagio promoviendo las manifestaciones del 8-M de 2020 y fue incapaz de conseguir equipos de protección para los sanitarios y mascarillas para el conjunto de la población. Cuando ya no tenía remedio, Sánchez impuso el confinamiento más duro y extenso de cuantos fueron aprobados en Europa y no solo no consiguió frenar los contagios, sino que hundió la economía más que ningún otro país. No por eso nos libramos de sufrir un número de muertos y contagiados entre los más altos del mundo. La destrucción del empleo y la producción nacional fueron brutales. El PIB cayó un 10,8%, más que ningún otro país en Europa. Y no fue por casualidad, sino por una política errática, despilfarradora y ayuna de las necesarias reformas.

    Se suponía que con el maná de los fondos de recuperación europeos íbamos a salir del hoyo a la velocidad del rayo. Resulta que no es así. Los dineros de la UE se están perdiendo por las rendijas del poder. El Gobierno está demostrando su incapacidad para gestionarlos y los sectores más afectados por la crisis siguen sin ver llegar las ayudas. Solo hay dinero para pagar el chantaje de los golpistas y separatistas y para subvencionar las iniciativas pijiprogres que se le ocurren a los podemitas.

    No es casualidad que suframos la inflación más alta entre los principales países de Europa. Aquí el Gobierno gasta a manos llenas y a Sánchez y su legión de asesores no se les ocurre ni una sola idea para reducir el gasto público. La austeridad es una palabra proscrita. La rebaja de impuestos para reactivar la economía constituye un asunto maldito para el Gobierno socialcomunisa. Les da igual que los tipos de interés estén elevando el coste de las hipotecas; les da lo mismo que la caída del consumo interno por la presión del IPC disparado esté hundiendo la producción; les da igual que el precio de la gasolina y las facturas del gas y la electricidad sigan disparados. El único proyecto de Sánchez es aferrarse al sillón.

    No somos los peores por casualidad, sino porque hemos votado lo que hemos votado. Alguna vez aprenderemos.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png